López Obrador: la ocupación de la CNDH, asunto político

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que detrás de quienes protestan en oficinas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos hay una demanda justa que debe ser atendida; sin embargo, esto se convirtió en un asunto político y no me equivoco, abrazado por el conservadurismo.

El mandatario insistió en la defensa de la presidenta del organismo, Rosario Piedra Ibarra, al señalar que la quieren quitar del cargo porque hay un encono, coraje en su contra de parte de los grupos conservadores por la mamá, doña Rosario, y el hermano desaparecido.

Al preguntarle sobre la salida de 10 integrantes de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y sus cuestionamientos a sus posturas como presidente, respondió: no veo nada extraño en que 10 mandatarios estatales renunciaran, porque están ejerciendo su libertad, y en México disentir es parte de la democracia, afirmó.

A pregunta expresa, rechazó que atente contra la democracia, como acusaron los gobernadores de la Alianza Federalista. Pero se va a seguir diciendo, no tiene sentido señalar que estamos contrario a lo que ellos hicieron, de mantener un sistema autoritario (porque) estamos llevando a la práctica una verdadera democracia, sostuvo.

Al referirse a la CNDH, aseguró que los medios de comunicación han magnificado la toma de las oficinas para perjudicarnos. Explicó que el conservadurismo no quería que Rosario Piedra Ibarra se quedara como presidenta de la CNDH, es un asunto que viene de tiempo atrás.

Ratificó que no cree en la violencia como forma de protesta ni como reacción oficial. “Que tomen la oficina de los derechos humanos, ¿cuándo se había visto eso? Nunca, ya era para que hubiese entrado la policía a desalojar. Es un asunto que tiene que ver con el gobierno de la ciudad, pero yo no lo recomendaría nunca”.

Para el mandatario, los extremos se tocan, la extrema derecha y la izquierda. ¿Quién corrige los excesos? Dijo estar seguro de que la CNDH y la Secretaría de Gobernación ya están buscando el diálogo, aunque la otra parte no lo quiere.

Tiempos de zopilotes

Ligó el tema a las expresiones de oposición al cambio e incluso lo asoció a las críticas por la crisis sanitaria: nos duele mucho lo que pasa (pero) no se puede estar sacando raja, provecho, del sufrimiento del pueblo; hay que tener moral, ética y parece que estamos viviendo tiempos de zopilotes.

Sobre las imputaciones de gobernadores comentó que todos los días lo acusan, quienes pertenecen al agrupamiento conservador, y quisieran que se mantuviera el mismo régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios, y es legítimo, pero hay diferencias, porque llegamos aquí para llevar a cabo la transformación.

Manifestó que los gobernadores están en su derecho de salirse de la Conago, porque en México hay libertades y no es obligatorio pertenecer a una asociación. “Qué bueno que haya puntos de vista distintos… Los mexicanos estamos ejerciendo a plenitud nuestras libertades.

Añadió: esto es un diálogo circular para que todos participemos, sin insultos, de forma respetuosa; tampoco tan serios, sino también con sentido del humor.

En otro tema, el mandatario comentó cuánto le sorprendió leer en la declaración de Emilio Lozoya Austin que la banca de desarrollo le otorgó un crédito por 100 millones de pesos a un periódico. Son dos mil 200, 2 mil 400 millones de pesos, me lo confirmó el director de Nacional Financiera, expresó.

Si no acabamos con estas prácticas, se sigue hundiendo el país, porque es la única manera de detener la decadencia.

En este contexto, al hablar de los intelectuales orgánicos, exhibió ayer que de 2006 a 2012 la revista Nexos recibió contratos de publicidad y otros servicios por 140.5 millones de pesos; Letras Libres, 90.4 millones, y editorial Clío, 185.4 millones de pesos.

Tags

CNDH AMLO

Últimas noticias