AMLO: "de rutina", el préstamo del Banco Mundial por 1,000 mdd

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Martes 9 de junio de 2020. El préstamo aprobado por el Banco Mundial (BM) por mil millones de dólares a México es una operación de rutina cuyo trámite comenzó desde el año pasado, explicó el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien sostuvo que el crédito no implica un aumento de la deuda en términos reales con relación al producto interno bruto (PIB). Adelantó que se destinará a lo fundamental y habrá un incremento para los recursos destinados a los más necesitados.

Además, anunció que en breve presentará su declaración patrimonial –cuyo plazo fue ampliado por la Secretaría de la Función Pública hasta el 31 de julio– y detalló que no tiene propiedades y sólo cuenta con una cuenta bancaria en la que recibe su sueldo, la cual es administrada por su esposa.

Durante su conferencia matutina, que volvió a efectuarse en Palacio Nacional después de la gira que realizó por el sureste del país, sostuvo que el préstamo otorgado por el BM se trata de un crédito (que) es una operación de rutina, vamos a decir, es algo que se solicitó desde el año pasado como parte del manejo de las finanzas.

Estimó que su administración logrará ahorros por 500 mil millones de pesos con la concentración de fondos de fideicomisos por parte de la Secretaría de Hacienda, por lo que habrá recursos suficientes para no aumentar la deuda pública en términos reales.

Seguimos sosteniendo que no aumentará la deuda en términos reales, no se incrementó el año pasado y este año queremos que no crezca con relación al PIB, por eso estamos tomando algunas medidas, sobre todo de austeridad, estamos también eficientando la administración, explicó el jefe del Ejecutivo.

Con ello, señaló que se destinará presupuesto a lo fundamental, e incluso aumentarán los fondos destinados a la gente, al pueblo, a los más necesitados, a los pobres, en 50 mil millones de pesos extras. También tiene que ver con los créditos que otorga el gobierno federal para empresas familiares, programas de salud, rehabilitación de hospitales y contratación de más personal médico. Recordó que ya solicitó a la Cámara de Diputados que se permita al Ejecutivo federal hacer reacomodos al presupuesto para ajustarlo a la nueva realidad, así como la extinción de fideicomisos que no se transparentaban.

Otro de los objetivos es hacer frente a la crisis económica mundial, que, reconoció, afectará en México, ya que al bajar el PIB o depreciarse la moneda, impacta en la deuda externa, de la cual por lo menos 20 por ciento está en dólares.

Aunado a ello, advirtió que el balance del segundo trimestre del año será el más difícil, no obstante, se dijo optimista y aunque caerá la economía, no lo hará como piensan nuestro adversarios que quisieran que se derrumbara, no va a ser así, vamos a salir bien.

Más tarde, al reiterar la defensa de la política económica y de seguridad de su gobierno, López Obrador calificó como un timbre de orgullo que la dirigencia nacional del PAN señale que buscará el próximo año revertir su política económica, ya que quiere decir que ya hay una nueva política en la materia. Ante ello, insistió en que el PAN lo que propone es regresar a lo de antes.

Sobre su declaración patrimonial, recordó que como funcionario público está obligado a presentarla, y anticipó: No he adquirido ningún bien, no tengo dinero en bancos, no tengo cuentas bancarias, nada más donde me pagan y eso lo administra Beatriz. Yo no tengo tarjetas de crédito, nunca he tenido, pero no ahora, llevo así creo que 30 años, nunca he tenido, tengo mis ahorritos y manejo mi efectivo si requiero algún gasto, pero acerca de bienes no he adquirido nada, no tengo tampoco nada que me pertenezca.

Últimas noticias