Supera EU los 50 mil muertos por coronavirus

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 25 de abril de 2020. Washington. Aun cuando el número de muertes por el nuevo coronavirus en Estados Unidos superó ayer los 50 mil, la Casa Blanca acusó a los medios de comunicación de sacar de contexto las declaraciones hechas el jueves por el presidente Donald Trump, en las que sugirió estudiar la posibilidad de combatir al Covid-19 con inyecciones de desinfectante, rayos ultravioleta o una luz muy potente. El mandatario afirmó que lo dicho fue sólo sarcasmo.

Esta controversia se gestó cuando la pandemia alcanzó ayer en el país un saldo de 51 mil 17 muertos (3 mil 332 en un día), 890 mil 524 contagiados y 96 mil 667 recuperados, según un recuento de la Universidad Johns Hopkins.

El presidente Trump declaró en numerosas ocasiones que los estadunidenses deben consultar a los médicos respecto a los tratamientos contra el coronavirus, un punto que insistió durante su rueda de prensa de ayer (jueves), sostuvo Kayleigh McEnany, vocera de la Casa Blanca, en un comunicado.

McEnany acusó a la prensa de comportarse de manera irresponsable y de sacar de contexto las palabras del mandatario para abrir sus noticias con titulares negativos.

El comunicado no menciona directamente a los limpiadores o la luz ultravioleta, como refirió el mandatario, pero el asunto del texto era: La Casa Blanca sobre desinfectante.

El magnate dijo en su conferencia del jueves que los científicos deberían explorar si la ingesta de desinfectante en el cuerpo de los enfermos podría ayudarlos a eliminar la enfermedad. ¿Hay alguna manera de hacer algo así mediante inyección o como una limpieza?, preguntó, y se respondió: Sería interesante comprobarlo.

Alentado por una investigación –presentada por el asesor científico del Departamento de Seguridad Nacional, William N. Bryan– que indica que los rayos del sol podrían acabar con el virus, el presidente mencionó la posibilidad de recurrir a luz ultravioleta o a una luz muy potente, que se podría proyectar en el interior del cuerpo.

Trump hizo todas estas sugerencias en presencia de la doctora Deborah Birx, coordinadora de la respuesta a la crisis del coronavirus en Estados Unidos, pero ella no pudo disimular preocupación y molestia, por lo que las redes sociales hicieron memes con sus expresiones.

Expertos médicos, marcas de desinfectantes, entre ellas Lysol o Dettol, y autoridades sanitarias estadunidenses e internacionales –como la jefa adjunta de los servicios británicos, Jenny Harries– inmediatamente alertaron a la población de que bajo ninguna circunstancia se deben ingerir productos desinfectantes o de limpieza para tratar o prevenir el coronavirus.

La comunidad científica cuestionó la metodología sobre la efectividad de los rayos solares.

Trump explicó así sus declaraciones en su conferencia de prensa de ayer: Sólo hice la pregunta de manera sarcástica a periodistas, como ustedes, para ver qué sucedería

Ayuda económica

Como se tenía previsto, el presidente firmó un nuevo paquete de ayuda económica de 483 mil millones de dólares –que se suman a los 2.2 billones aprobados a finales de marzo– para apoyar a la economía estadunidense, duramente afectada por las restricciones impuestas ante la pandemia de coronavirus.

Es una buena noticia para las pequeñas empresas y es una buena noticia para los trabajadores, dijo el mandatario durante la ceremonia de promulgación de la ley, tras su aprobación el jueves por la Cámara Baja y el martes por el Senado.

Por la mañana tuiteó que prometió enviar respiradores a Ecuador, Honduras, El Salvador e Indonesia, tras mantener sendas conversaciones telefónicas con sus pares de esas naciones, como parte de la ayuda estadunidense a otros países contra la pandemia.

En otro mensaje, aseguró que nunca dio permiso al gobernador del estado de Georgia, Brian Kemp, para que abriera negocios considerados fuera de las recomendaciones federales de cuarentena para contener la propagación del coronavirus, pero las peluquerías, spas y barberías operaron con servicios limitados y sujetos a restricciones de distanciamiento.

La pandemia ha dejado en América Latina y el Caribe 6 mil 815 muertos y 142 mil 389 contagios, de acuerdo con un reporte de la agencia Afp.

En las favelas de Brasil, el país más afectado de esta región con 3 mil 670 muertes, la población distribuye alimentos y ayudas económicas, limpian las calles y confeccionan de manera casera cubrebocas ante la ausencia de las autoridades locales para frenar el virus.

Líderes de los pueblos indígenas de la Amazonia pidieron ayuda internacional humanitaria ante el abandono en el que se encuentran y el riesgo que corren por la pandemia.

Ecuador, otra nación severamente afectada con 576 decesos, duplicó los casos de coronavirus ayer después de que las autoridades sanitarias lograron procesar miles de pruebas rezagadas, por lo que pasó de 11 mil 183 a 22 mil 719, aunque el gobierno dijo que las alertas de emergencias en el sistema de salud pública están bajando.

Decenas de presos se amotinaron en la cárcel de Villa Devoto, en Buenos Aires, para protestar contra las condiciones higiénicas en las instalaciones por temor a contraer el virus.

La Asamblea Legislativa de El Salvador puso fin abrupto a su sesión la noche del jueves, luego de que el presidente, Nayib Bukele, advirtió de una sospecha de coronavirus en el recinto, que fue abandonado rápidamente por los congresistas.

Últimas noticias