Crisis sin precedente en el sector turístico del país por la pandemia

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Hoteles desocupados, restaurantes y otros negocios vacíos, embarcaciones paralizadas y miles de prestadores de servicios y vendedores ambulantes se encuentran sin actividad. Los efectos ocasionados por la pandemia de coronavirus en el turismo nacional no tienen precedente en el país.

Ni siquiera la crisis financiera de 1994 o fenómenos naturales tuvieron efectos tan devastadores como los que está ocasionando la actual crisis sanitaria en la industria turística, que representa 9 por ciento del producto interno bruto (PIB).

La caída en el turismo es aún difícil de estimar, pero no hay duda de que este será el peor año para el sector, indicó un reporte de la consultora especializada en turismo Gemes.

Esta industria es la primera y más afectada a raíz de la pandemia que surgió en China a finales del año pasado y se propagó a principios de marzo con fuerza en distintas naciones, tomando por sorpresa al sector turístico, que en el país es el tercer generador de divisas y el mayor empleador de mujeres, justo cuando se preparaban para atender la temporada vacacional de Semana Santa, una de las más importantes del año y la cual se considera perdida para la mayor parte de los destinos de captación de visitantes en el país.

El impacto en la economía derivado del Covid-19 será peor incluso que la crisis económica de México de 1994, dijo Jesús López, subdirector de análisis de Banco Base.

En 2019, México captó 24 mil 562.6 millones de dólares por viajeros internacionales, cantidad superior a las divisas generadas por la venta de petróleo (22 mil 552 millones), y por debajo de los envíos de remesas (36 mil millones).

Estiman pérdidas de al menos 2 mil 400 mdd

Hasta diciembre pasado, el sector turístico en México empleaba a más de 4.3 millones de personas, aunque la cifra puede alcanzar 10 millones si se consideran los empleos indirectos.

México es potencia en turismo, es la séptima nación más importante en este rubro y la primera en América Latina. Sus destinos atrajeron a más de 45 millones de visitantes extranjeros de más de 150 naciones.

El impacto en el turismo tanto nacional como internacional será muy elevado, considerando que en el ámbito internacional las industrias de la aviación y de cruceros han venido suspendiendo actividades y un mayor número de países han cerrado sus fronteras, restringido vuelos y movimientos de personas, por el temor que ya existe a viajar, señaló la consultora Gemes.

A escala nacional se observa la cancelación de eventos y el cierre de algunos atractivos turísticos, lo que aunado a las medidas de prevención impactará con fuerza la actividad turística interna, dijo en un análisis acerca de los impactos del Covid-19 en la industria turística.

El panorama es desolador si se toma en cuenta que desde que la Organización Mundial de la Salud declaró pandemia al Covid-19, los países más afectados son a su vez los principales emisores de turistas hacia México, como Francia, España, Estados Unidos, China e Italia.

Luis Araiza, secretario de Turismo de Baja California Sur y presidente de la Asociación de Secretarios de Turismo de México, señaló que la pandemia de coronavirus provocará una caída de 3 por ciento en el PIB turístico del país, lo que equivale a una pérdida de 2 mil 400 millones de dólares y por lo menos 300 mil empleos.

Con la aparición de la enfermedad, autoridades de diferentes entidades acordaron el cierre de gimnasios, cines, bares, cantinas y centros nocturnos; también establecieron restricciones en restaurantes y en destinos con playas.

Los estados con mayor actividad turística son Quintana Roo, donde estas actividades representan 25 por ciento del PIB; en Baja California Sur generan 75 por ciento de la economía local; en Nayarit, 13 por ciento; en Guerrero, 7, y en Oaxaca, 4 por ciento.

Baja California Sur

La presencia del coronavirus en México provocó en marzo la suspensión de la temporada de cruceros en la entidad y de la visita de estudiantes estadunidenses en Los Cabos, así como de las fiestas tradicionales de San José de Cabo, de espectáculos deportivos, culturales y gastronómicos que ya estaban en marcha o programados.

La Asociación de Hoteles de Los Cabos, principal destino turístico de Baja California Sur y uno de los principales atractivos para la población de Estados Unidos, informó que la ocupación hotelera cayó a 6 por ciento y 23 hoteles prefirieron cerrar durante la contingencia.

El secretario de Turismo estatal Luis Araiza, dijo que cada vez es mayor el cierre de hoteles y la disminución de vuelos porque la demanda bajó y los gastos de operación son fijos, por lo cual las pérdidas durante abril serán de 20 mil millones de pesos.

Empresarios de Los Cabos, que emplean a unos 45 mil trabajadores, se comprometieron a mantener a 80 por ciento de la plantilla laboral a cambio de incentivos fiscales del gobierno federal, como prórrogas en el pago de impuestos al valor agregado (IVA) y sobre la renta (ISR), cuotas patronales al Instituto Mexicano del Seguro Social y al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), mantener tarifas de servicios, exención de algunos derechos, gestiones de prórrogas para el pago de adeudos con la banca y acceso a líneas de crédito en condiciones competitivas, entre otras.

Quintana Roo

La afectación económica que la pandemia del Covid-19 dejará a Quintana Roo será de 460 mil millones de pesos, de los cuales 207 mil millones de pesos corresponderán a la industria turística, afirmaron por separado el gobernador Carlos Joaquín González y Abelardo Vara Rivera, ex presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún.

El mandatario estatal calculó que el impacto económico que sufrirá Quintana Roo por el coronavirus podría ser similar al que causó la crisis sanitaria por la gripe aviar AH1N1 en 2009, y que ascendió a 460 mil millones de pesos.

Vara Rivera consideró que la crisis por la pandemia se podría prolongar por cinco meses, lapso en el cual se dejarán de percibir 207 mil millones de pesos, es decir, 60 por ciento de lo proyectado para el año. Indicó que la parálisis de la actividad económica provocará el despido hasta de 65 por ciento de la plata laboral, que, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en agosto de 2019 (los datos más recientes) ascendía a 832 mil trabajos formales, sin contar los trabajos indirectos que también dependen de la industria hotelera.

Afirmó que la pandemia del coronavirus rebasa las contingencias causadas por huracanes, como Wilma en 2005. Comparado con la crisis actual, fue sólo una gripita.

Explicó que ese huracán derrumbó hoteles, restaurantes y cerró la industria turística local por seis meses, pero en ese momento toda la actividad económica estaba asegurada, por lo que el impacto, considerado por las aseguradoras el más desastroso de la historia, incluso peor que el terremoto de 1985 en la Ciudad de México, costó 20 mil millones de pesos.

Ahora no hay seguros para nada; no hay dinero para pagar sueldos y sostener a la industria, que deberá estar aceitada para el invierno, pues Semana Santa y verano ya se perdieron.

El presidente de Asociados Náuticos Quintana Roo, Iván Ferrat, afirmó que cuentan con mil 200 embarcaciones, las cuales operan con 15 por ciento de ocupación, aunque la cifra disminuye cada día. Estimó que sólo en Semana Santa, del 5 al 11 de abril, se perderán 200 mil dólares diarios.

La representante del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe, Inna Germán, afirmó que las empresas de turismo tendrán cero ingresos. Detalló que las pequeñas y medianas empresas a duras penas llegarán al primer mes, pero las microempresas –80 por ciento del total– son de autoempleo y será imposible que subsistan un mes siquiera.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados, (Canirac) local, Marcy Bezaleel Pacheco, dijo que 89 por ciento de los 300 restaurantes de esa agrupación ya cerraron.

Guerrero

Las afectaciones derivadas de la emergencia sanitaria en Acapulco e Ixtapa-Zihuatanejo se adelantaron a la Jornada Nacional de la Sana Distancia, el pasado 23 de marzo, y sus efectos alcanzan a miles de personas y negocios, ya sean prestadores de servicios de playa, comerciantes ambulantes, vendedoras de comida, pequeños empresarios, transportistas, embarcaciones de recreo, restaurantes, hoteles y establecimientos de diversos giros.

Propietarios de yates del Paseo del Pescador, en la zona tradicional, advirtieron que las 20 empresas que prestan este servicio están prácticamente en quiebra, pues la contingencia ha ocasionado la cancelación de todas las salidas programadas para las próximas dos semanas. Explicaron que están en riesgo 292 empleos directos y mil 500 indirectos.

Unas 12 mil personas acudieron al palacio municipal de Acapulco la semana anterior a fin de solicitar 25 mil pesos para cada una de las mil 500 familias que dependen de los servicios náuticos, pues tras el fin de semana largo del 16 de marzo se acentuó la crisis de comercios y empresas de servicios turísticos, que viven al día.

La presidenta de la Canirac en Ixtapa-Zihuatanejo, Rebeca Farías, explicó que en semanas recientes se desplomaron 90 por ciento las ventas en los 110 establecimientos afiliados, de los cuales 10 por ciento ya cerraron. Otros hacen esfuerzos por no despedir trabajadores con medidas como horarios escalonados, pero muchos podrían sobrevivir así solamente 15 días más, por lo que existe incertidumbre entre las alrededor de 3 mil familias que dependen de establecimientos de la Canirac en este municipio.

La Asociación de Hoteles de Ixtapa-Zihuatanejo indicó que tres de 26 hoteles afiliados suspendieron actividades y en los restantes cada día se incrementa el número de cancelaciones.

El presidente de la Federación de Cámaras de Comercio y Servicios Turísticos del estado de Guerrero, Alejandro Martínez Sidney, indicó que 98 mil trabajadores, de aproximadamente 176 mil que laboran en empresas afiliadas a la organización, fueron dados de baja en el estado hace una semana y han cerrado 570 establecimientos.

Jalisco

La Secretaría de Turismo estatal calcula que para Semana Santa habrá una ocupación hotelera de apenas 12.7 por ciento, incluyendo la capital, Guadalajara, Puerto Vallarta, la ribera de Chapala y atractivos religiosos como San Juan de los Lagos, mientras Talpa de Allende, otro importante centro de peregrinación católica, canceló cualquier actividad desde el 20 de marzo.

Riviera Nayarit

Con más de 20 mil cuartos vacíos y al menos 50 hoteles cerrados, la Riviera Nayarit, que abarca Bahía de Banderas, Compostela (Guayabitos y La Peñita de Jaltemba) y San Blas, vive una de sus peores crisis, que ha ocasionado despidos masivos de recamaristas, meseros y cantineros, entre otros empleados.

También desaparecieron de las playas cientos de vendedores ambulantes, como paleteros, vendedores de pescados, de pan y camarón, masajistas y restaurantes de ramadas a lo largo de la zona federal.

Mazatlán

El perto ha visto prácticamente paralizada su actividad debido a la cancelación de cruceros. Óscar Barros Pérez, Secretario de Turismo en Sinaloa, dijo que para 2020 estaba programada la llegada de 163 cruceros, pero la emergencia hizo que las navieras internacionales Carnival Cruises, Holland America, Disney Cruise Line, Princess Cruises y Nik cancelaran 25. Se tenía previsto el arribo de unos 70 mil pasajeros y una derrama de 100 millones de pesos.

Guillermo Romero Rodríguez, representante de la Cámara Nacional de Comercio-Mazatlán, informó que la industria restaurantera y los comercios presentan bajas de 90 por ciento.

Javier Lizárraga Mercado, Secretario de Economía, informó que por instrucciones del gobernador Quirino Ordaz Coppel se activó el programa Fosin Emergente Covid-19 en apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas afectadas, con créditos que van de 5 mil a 300 mil pesos, facilidades para pagar y tasa de interés baja.

Luis Guillermo Benítez Torres, alcalde de Mazatlán, anunció que alista una partida de 10 millones de pesos para apoyar a 10 mil familias que viven al día o cuya cabeza ha perdido el empleo.

Nuevo León

Más de 100 mil visitantes que dejarían una derrama económica de entre 750 y 800 millones de pesos durante Semana Santa, no visitarán el estado debido a la pandemia del coronavirus.

El el año pasado la Corporación para el Desarrollo Turístico del Estado (Codetur) proyectaba una ocupación hotelera de 70 por ciento en la entidad y una derrama económica hasta de 800 millones de pesos. Hoy la prioridad del organismo es que se pierda la menor cantidad posible de empleos en las industrias hotelera, restaurantera y turística ante las cancelaciones de viajes y cierres ocasionados por el coronavirus.

Miguel Ángel Cantú González, director de Codetur, señaló que una forma de paliar las pérdidas millonarias es hacer planes para la segunda mitad del año, como ofrecer paquetes anticipados de viaje, que se pagarían ahora para usarse una vez que termine la pandemia. Sin embargo, reconoció que es muy difícil calcular el impacto económico en el estado, porque ni siquiera sabemos cuánto tiempo va a durar este tema de la pandemia.

(Con información de Raymundo León, Patricia Vázquez, Héctor Briseño, Juan Carlos G. Partida, Javier Santos, Irene Sánchez y Yolanda Chio)

 

Últimas noticias