Para afectados por Covid-19, créditos y más plazos para adeudos: Hacienda

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Acapulco. El gobierno federal considera sacrificar una proporción del superávit de este año para inyectar recursos para enfrentar los efectos del Covid-19, que provoca la enfermedad del coronavirus. Lo anterior, ante la imposibilidad legal de contratar deuda adicional o a incurrir en un mayor déficit.

Adicionalmente, se implementara una serie de estímulos para empresas que se extenderá a individuos que sean afectados en términos económicas por el coronavirus. 

Gabriel Yorio González, subsecretario de Hacienda, explica que la medida de relajamiento en el superávit tendrá que estar vinculada a incentivos económicos que tenga un impacto en la economía o en infraestructura.

En una conversación con ‘La Jornada’ en el contexto de la 83 Convención Bancaria, Yorio González aseguró: “Creo que no va en contra del espíritu que teníamos hace un año de mandar esa señal a los mercados, inversionistas y a los ciudadanos, principalmente, que somos responsables en términos de finanzas públicas”.

Entre los apoyos destacan: líneas de crédito, refinanciamiento de deuda y el otorgamiento de garantías para que las microempresas puedan acceder a préstamos de la banca comercial. 

Para los individuos se aplazará hasta en un trimestre el pago de impuestos.

Yorio González asegura que este tipo de medidas “son las que estamos analizando y pronto las vamos a hacer públicas, pero estarían enfocadas precisamente a proveerle a los individuos y a las empresas de mayor liquidez.

—P ¿Se ha estudiado mover la meta presupuestal, digamos un déficit un poco mayor, un superávit un poco menor, alguna medida de ese tipo? 

—R-. Es muy buena la pregunta porque tenemos obligaciones presupuestales que están en la Ley de Responsabilidad Fiscal y en la Ley de Presupuesto, todo lo que está ahí genera responsabilidades para los funcionarios; si querríamos modificar eso tendríamos que ir al Congreso a que se modificara, pero tenemos un objetivo que ha sido siempre un objetivo político que es alcanzar un balance primario del 1.1 en el 2019 que cumplimos y del 0.7 en el 2020.

No podemos incrementar más la deuda porque esa está aprobada por ley y es una responsabilidad fiscal de ley. Tampoco podríamos aumentar más el déficit autorizado que está fijo, que nos permite cuadrar los balances ingreso-gasto, pero el superávit primario es una señal de compromiso político de finanzas sanas que nosotros tomamos desde el inicio de la administración.

 ¿Por qué lo tomamos? porque el balance primario es: los ingresos menos los gastos, excluyendo los intereses, esto significa que debemos generar el ahorro suficiente para pagar la deuda y no utilizar deuda para pagar intereses, eso es lo que te sacaría de una senda de sostenibilidad.

Creo que no va en contra del espíritu que teníamos hace un año de mandar esa señal a los mercados, inversionistas y a los ciudadanos, principalmente, que somos responsables en términos de finanzas públicas.

“En este momento no esta peleado ese potencial de relajamiento del superávit primario y ademas tenemos por ejemplo capital en los bancos de desarrollo que podemos utilizar, eso no pega contra el balance, también nos estamos coordinando mucho con los gobiernos de los estados y municipios; tanto por el sector salud y vamos a empezar a hacerlo por el lado de Hacienda, porque también van a tener que participar, esto es una situación en la que todos vamos a tener que alinearnos para enfrentar una situación que viene de fuera”.

Anticipó que en un eventual mayor despliegue del virus en los próximos meses  vamos a hacer el anuncio, sí suspendemos actividades. Algunas empresas probablemente no van a tener ingresos, podrían enfrentar un problema de liquidez y les queremos acercar líneas de crédito, de la banca de desarrollo para que puedan acceder a fondeo bancario para  aquellas que actualmente tengan una línea de crédito.

Con la banca de desarrollo, podríamos ver esquemas para darles mayor gracia o para que puedan refinanciar la deuda y durante esos meses no tengan que estar pagando deuda .

“También queremos que empresas que actualmente no están siendo parte del sector financiero porque no tienen historial crediticio, son nuevas o son muy chiquitas y a veces son percibidas como muy riesgosas, queremos un esquema de contra garantías que nos permita absorber ese riesgo y darles una línea de crédito que les permita pasar esta eventualidad.

“Lo mismo con los individuos; si hubiera despidos o por alguna razón no nos podemos presentar a nuestro trabajo y tenemos que cuidar a nuestros hijos, va a haber una pérdida de ingresos en los individuos y también de manera personal podrían enfrentar un reto importante de la liquidez y ahí querríamos ver qué tipo de medidas les podríamos dar para mitigar ese efecto en los siguientes meses que vamos a ver un mayor despliegue del virus.

Algunas ideas pueden ser que si presentamos nuestra declaración de impuestos, no necesariamente que no lo paguemos, pero que lo paguemos tres meses después; ese tipo de medidas son las que estamos analizando y pronto las vamos a hacer públicas, pero estarían enfocadas precisamente a proveerle a los individuos y a las empresas mayor liquidez.

Últimas noticias