Actos vandálicos de encapuchadas, pese a reclamos de "¡no violencia!"

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Dentro de la jornada de protestas en el contexto del Día Internacional de la Mujer hubo actos de violencia cometidos por grupos de mujeres embozadas pese a que la mayoría de los asistentes gritaba no a la violencia. Algunos recintos afectados fueron el Palacio Nacional, la Catedral Metropolitana, el Monumento a la Revolución y la sede del Nacional Monte de Piedad.

En la puerta central de la sede del Poder Ejecutivo manifestantes intentaron colocar una manta con la leyenda México feminicida, pero un bloque de mujeres policías que resguardaban el lugar lo impidió. Minutos después se escuchó el estallido de una bomba molotov a la que le siguieron dos más. En la acción resultó lesionada una fotógrafa con quemaduras de primer y segundo grados, así como una mujer policía.

 

  

Instantes después, algunas de las oradoras del mitin acusaron que la agresión fue perpetrada por hombres infiltrados a quienes exigieron abandonar el lugar. Las organizadoras reportaron seis mujeres lesionadas. Tres durante la marcha del contingente y el mismo número en la gresca frente a Palacio Nacional.

Durante las más de cuatro horas de la movilización que salió del Monumento a la Revolución al Zócalo capitalino, decenas de comercios, edificios, esculturas y recintos históricos resultaron dañados con pintas y vidrios rotos. A los que estaban protegidos con vallas de madera y metálicas se las arrancaron.

Ante los actos de vandalismo algunos contingentes exigieron: ¡No violencia!, ¡fuera!, en un intento por frenarlos, en tanto, otros aplaudían y como respaldo gritaban: ¡Fuimos todas!

El grupo que realizó los destrozos actuaba de manera rápida y unida, mientras otros vigilaban desde lejos y se comunicaban a través de radios para estar en contacto con sus compañeras que se ubicaban en diferentes lugares del contingente.

Al inicio de la marcha, mujeres con el rostro cubierto hicieron pintas en los edificios de la Lotería Nacional, el recién remodelado Frontón México, la Torre del Caballito, sucursales bancarias y hoteles. Algunos de los mensajes plasmados fueron: Es más probable que me mate un hombre a que me mate el coronavirusEstado feminicidaPor ti, por mí, por todasQue lo único que desaparezca sea tu machismoSi la usas para violar, te la vamos a cortar.

Antes de llegar al Zócalo, grupos de manifestantes vandalizaron la fachada del edificio del Nacional Monte de Piedad, mientras otras rompieron los cristales de una camioneta con logotipos oficiales en la que también hicieron pintas y arrojaron bombas molotov aunque éste no se incendió. El patrón se repitió con una camioneta del Heroico Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de México. También ahí voltearon una combi.

En la esquina de Eje Central y avenida Juárez una encapuchada intentó lanzar una bomba molotov, pero le estalló y de inmediato su ropa se comenzó a incendiar. Otra mujer que se encontraba cerca también resultó afectada por las llamas.

En un video que circula en redes sociales se observa que cuerpos de seguridad de inmediato auxiliaron a las mujeres.

En la Catedral Metropolitana un grupo de hombres y mujeres católicos en contra del aborto esperaron a las manifestantes con pancartas como El primer feminicidio es el aborto, lo que para las feministas fue una provocación. Ojalá a ti no te maten una hija, hermana o madre, replicaron al tiempo que les arrancaron la manta e intentaron quemarla, pero no lo lograron.

En la Plaza de la Constitución fueron derribadas las vallas que protegían parte del escenario que ayer se empleó para el festival Tiempo de Mujeres. Las jóvenes inconformes destruyeron equipos de luz y sonido que aún se encontraban ahí. Algunas de ellas lograron abrir los contenedores donde se había resguardo equipo, tubos y cables, los cuales fueron distribuidos entre las manifestantes.

Después, cuando ya anochecía, incendiaron tarimas y colocaron en el asta una bandera negra que trataron de izar, pero sin éxito. Varias de las manifestantes que tras más de tres horas seguían llegando al Zócalo, se sumaron a la fogata.

 

 

Últimas noticias