En el Tren Maya no se aceptará a empresas irresponsables: AMLO

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Campeche, Camp. Ante la inminente emisión de las licitaciones para la construcción del Tren Maya, cuya operación se tiene prevista para 2023, el presidente Andrés Manuel Manuel López Obrador lanzó la advertencia a quienes obtengan los contratos: “Aprovecho para hacer un llamado a las empresas que van a participar en el concurso: nada de que ‘quiero el anticipo y no voy a pegar ni un ladrillo, no voy a hacer ni un metro de terraplén, no voy a poner ningún durmiente’. No: el que quede mal vamos a buscar la manera de que (vaya) para fuera”.

López Obrador insistió en que los contratistas deben cumplir en tiempo y forma porque “no podemos nosotros estar aceptando empresas irresponsables , tienen que trabajar. Si no, ahí en la mañanera los voy a estar denunciando, acicateando. Pero estoy seguro de que esas empresas van a cumplir a tiempo”.

De gira por esta entidad, donde los asistentes expresaron su adhesión al proyecto y cuestionaron a la delegada federal Katia Meade –a quien acusaron de ineptitud y malos manejos de los recursos de los programas sociales–, el Presidente informó que el costo será de 130 mil millones de pesos o menos, de los cuales 60 mil millones se canalizarán a Campeche.

No es crédito, no va a quedar hipotecado ni el gobierno federal ni el gobierno de Campeche: son recursos del presupuesto, producto del ahorro y de no permitir la corrupción, sostuvo el mandatario.

Es la entidad, señaló, donde se registró el mayor respaldo social al proyecto en las consultas indígenas. Centro de las participaciones en la la concentración convocada para anunciar los avances de los programas del bienestar, el responsable del proyecto y director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, salió en defensa de las asambleas en las que las comunidades indígenas avalaron el proyecto, incluido Xpujil, donde surgió el único amparo en contra del Tren Maya, sin mencionar esta última situación.

Defendió igualmente el carácter ecológico del proyecto que, según aseveró, contamina 50 veces menos que una carretera. Es un proyecto de conservación ambiental. Si seguimos con el modelo de desarrollo de infraestructura del pasado, continuaremos con niveles de contaminación ambiental.

López Obrador también salió a justificar que no habrá afectaciones ambientales : Hay quienes piensan que va a pasar por Calakmul y que va a afectar la reserva. No: va a pasar por la carretera, que es el derecho de vía; ahí va a pasar, para que se tenga información y no manipulen, no engañen.

En los próximos días saldrán las licitaciones de cinco de los siete tramos que constituyen el proyecto total, con lo que solamente quedarán pendientes los trechos de Tulum a Carrillo Puerto y de Carrillo Puerto a Escárcega.

Les habló también de la refinería de Dos Bocas, de la reforestación mediante el programa Sembrando Vida y hasta de la cuenca lechera para el sureste, un programa que pretende aprovechar la abundancia de agua. La cuenca lechera requiere mucho líquido para producir la alfalfa que necesitan las vacas.

 

Últimas noticias