García Luna "no está negociando", dice su abogado

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 
Nueva YorkGenaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública de México, afirmó a través de su abogado que no está negociando su caso con los fiscales estadunidenses, que rechazó haber recibido sobornos de narcotraficantes, mientras que continúan los procedimientos para preparar su eventual juicio en el Tribunal Federal del Distrito del Este en esta ciudad.

En su segunda comparecencia en audiencias de procedimiento en el tribunal federal en Nueva York, García Luna ingresó a la sala en su uniforme de reo y respondió al saludo del juez Brian Cogan, el mismo que presidió el juicio de Joaquín El Chapo Guzmán Loera en este mismo edificio en Brooklyn.

En la breve sesión de menos de 15 minutos para evaluar la preparación del posible juicio, el juez aceptó la solicitud de ambas partes y declaró éste como “caso complejo” después de que la fiscalía señaló que requiere compilar evidencia sobre actividades a lo largo de dos décadas, incluyendo pruebas electrónicas, y en varios países. Esta designación permite ampliar el plazo antes de proceder a juicio. El juez citó la próxima audiencia para el 2 de abril.

El abogado defensor de García Luna designado por el tribunal, César de Castro, comentó a periodistas al concluir la sesión que su cliente “no está negociando” con los fiscales estadunidenses, mantiene su postura de no culpable en este caso, y rechaza que jamas haya recibido algún soborno.

Sin embargo, como reportó La Jornada hace un par de semanas, documentos oficiales registrados de manera conjunta por los abogados de defensa y el gobierno de Estados Unidos ante el Tribunal Federal del Distrito Este de Nueva York confirman que se “están realizando negociaciones para un acuerdo con el fiscal, las cuales creen que probablemente resultaran en una disposición de este caso sin un juicio….”.

Es común que en público los abogados defensores nieguen que proceden negociaciones y la fiscalía casi nunca comenta sobre un caso en curso. Esas negociaciones pueden proceder mientras se preparan las partes para el juicio en sí y generalmente implican la búsqueda de un acuerdo donde el acusado acepta ser “testigo cooperante” y recibe una condena reducida a cambio de su cooperación con el Departamento de Justicia en otros casos.

De Castro informó este martes ante el juez que García Luna aún no ha podido elaborar una declaración de bienes para evaluar si puede contratar a sus propios abogados (de Castro está ahora designado por el tribunal para defender al acusado) ni para presentar una propuesta para su fianza. Esto en parte se debe, argumentó, por las condiciones en que ha sido encarcelado su cliente, quien hasta hace 9 días estaba en aislamiento 23 horas al día, con casi nulo acceso a sus familiares y ninguna comunicación telefónica y electrónica, y con muy limitado acceso a su abogado.

Más aún, informo que García Luna sólo se enteró el domingo de medidas adoptadas por las autoridades en México para congelar su acceso al sistema financiero mexicano, algo que obstaculiza aun más la evaluación de sus bienes para pagar por su defensa.

García Luna fue presentado por primera vez, después de su arresto por agentes federales el 9 de diciembre en Texas, ante el tribunal en Brooklyn el pasado 3 de enero, donde se declaró “no culpable”.

Según la acusación formal, los fiscales federales estadunidenses afirman que mientras ocupaba altos puestos de gobierno de 2001 a 2012, García Luna recibió “decenas de millones” de dólares en sobornos del Cartel de Sinaloa a cambio de otorgar protección a sus actividades, incluyendo el traslado de drogas, proporcionar información sobre investigaciones del cartel por agencias de seguridad como también sobre las actividades de carteles rivales.

Por ahora, el acusado enfrenta condenas potenciales de entre un mínimo de 10 años de prisión a un máximo de cadena perpetua por los cuatro cargos de conspiración de narcotráfico de cocaina y declaraciones falsas a las autoridades.

García Luna, de 51 años de edad, vivía con su familia en Miami después de sque se le otorgó la residencia permanente en este país hasta su arresto en Texas a principios de diciembre de 2019 y su traslado a Nueva York donde hoy está encarcelado.

Últimas noticias