Justifica OCDE bajo crecimiento de México en 2019

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Angel Gurría, justificó el bajo crecimiento de México en 2019, al señalar que hubo una crisis internacional que mermó la inversión, y también coincidió con un cambio en el gobierno.

“¿Qué sucede con un país como México que depende crucialmente del crecimiento del comercio y de las inversiones a nivel internacional?, porque es uno de los países más abiertos del mundo, pues entonces le pega más.

“Además coincide con que era primer año de gobierno; siempre los primeros años de gobierno hay alguna atonía económica”, señaló al término de una reunión con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Gurría, ex secretario de Hacienda de México durante el sexenio de Ernesto Zedillo, manifestó su beneplácito por el reciente anuncio del titular de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, de liberar el gasto público.

“Es en la ejecución (de prioridades del nuevo gobierno) donde se ejerce gasto público y se genera crecimiento. Ustedes habrán tomado nota de la expresión del secretario de Hacienda, en el sentido de que ya se iba a liberar el gasto público, lo cual para todos fue una buena noticia”, dijo.

El secretario general de la OCDE explicó que en la década reciente parecía que ya habría despegue, tras la más profunda crisis económica de nuestras vidas colectivas, pero en 2018 se repitió la problemática, asociada a conflictos comerciales.

“Nunca hemos tenido una crisis tan severa como la que hubo en los últimos 10 años a nivel mundial.

“Y ya parecía que íbamos de salida y ¿qué pasa?, en 2018 empiezan las sanciones comerciales, los aranceles, con el acero, el aluminio, y después ‘yo te pongo 10 pues yo te pongo 15, tú me pones 15 y yo te pongo 20’ y entonces le pongo a los Levys, a las motos, lo cual afecta no sólo al comercio sino a la confianza y con ello se afectan las inversiones”.

En cuanto a las reformas estructurales, opinó que son “una forma de vida”, tiene que ser una manera de ver al mundo.

“Las reformas nunca, nunca terminan. Hay que estar constantemente reformando, inclusive reformando las reformas anteriores, porque las circunstancias cambian, entonces hay que ajustar”, dijo.

El tema, agregó, “son muy dramáticas las reformas que están intentando en muchos casos; toma también tiempo poderlas entender, conocer su trascendencia y el hecho de que en muchos casos estamos acostumbrados a la gradualidad y, por otro lado, que aquí muchos de estos cambios son dramáticos, inéditos y hay que darle un poco de tiempo para ver los resultados”.

Últimas noticias