En riesgo aprobación de Ley de Residuos: Greenpeace México

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Aunque la previsión es que en este periodo de sesiones que está por concluir, se apruebe la reforma a la Ley General de Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), probablemente ello no ocurra, lamentó Miguel Rivas, coordinador de la Campaña de Océanos, de Greenpeace México.

“Extraoficialmente nos dicen que esto se entrampa hasta el próximo año. La Comisión de Medio Ambiente del Senado la iba a pasar este año, pero nos están comentando que es muy probable que la pasen para el próximo año”.

Rivas añadió que ya “se realizó el parlamento abierto y están las iniciativas, por lo que estaban las condiciones políticas y técnicas para poder hacer una buena legislación”.

Indicó que sin embargo “lamentablemente hay muchos intereses creados. La industria ha puesto la mano en las iniciativas, y se ha polarizado el tema y los políticos no quieren tomar partido por ahora”.

Tras resaltar que reciclar no es suficiente para combatir la contaminación plástica en el país y que urge eliminar o en su caso limitar la generación de plásticos de un solo uso, Rivas indicó que “estamos presionando en el tema, porque mientras más tiempo pasa, la industria hace más cabildeo y mete recursos para que se legisle como ellos quieren. Insisten en que la responsabilidad siga siendo compartida, pero nosotros decimos que parte se extiende al productor. Ellos quieren fomentar solo el reciclaje porque es un segundo negocio, una vez que lo fabrican luego reciclar es la otra parte del negocio”.

Indicó que en el país solo se recicla 6.07 por ciento de los residuos sólidos en general, por ello eso no es suficiente, y añadió Greenpeace México realizará junto con expertos una investigación en Áreas Naturales Protegidas (ANP) en torno a la contaminación plástica en estos espacios.

Tal es el caso de la ANP de Sian Ka’an, en la Riviera Maya de Quintana Roo, en donde existe presencia de basura plástica. Ante esto la agrupación ambientalista exhortó a los legisladores y a la ciudadanía en general a sumarse para detener este tipo de contaminación.

Tanto en los ecosistemas terrestres (playas, selvas y manglares) como en los acuáticos (arrecifes coralinos y pastos marinos) de Sian Ka’an, los activistas de Greenpeace, acompañados por investigadores de la UNAM, encontraron botellas, envolturas, contenedores, tampones, cepillos de dientes, tazas de baño y desechos de construcción y otras industrias, entre muchos otros. También se identificó mediante las etiquetas que esta contaminación proviene tanto de México como de muchos otros países.

Rivas indicó en entrevista con La Jornada que si en una ANP tan visitada y cuidada por estar en un estado turístico, “qué sucederá en las demás?”

”Este tipo de contaminación representa un riesgo para la biodiversidad de estos ecosistemas, incluyendo fauna marina, comunidades de aves, peces y colonias coralinas claves en la formación estructural de los arrecifes, debido a que están en contacto directo con estos desechos, pudiendo tener implicaciones fisiológicas negativas en su desarrollo, indicó Omar Rivera Garibay, investigador del Instituto del Instituto de Ciencias del Mar de la UNAM.

La contaminación plástica en Sian Ka’an, un santuario del Mar Caribe catalogado como Reserva de la Biósfera y Patrimonio de la Humanidad, donde aún el ingreso y las actividades humanas están restringidas, exhibe el gran alcance que tiene la crisis de los plásticos, explicó Ornela Garelli, coordinadora de la campaña Océanos sin Plástico de Greenpeace México.

”El problema es que se producen demasiados plásticos de un solo uso para empaquetar casi cualquier cosa que compramos. La vida útil de estos plásticos se limita a 15 o 20 minutos, en lo que usamos el producto, y luego los desechamos”, indicó.

“Estos plásticos pueden tardar cientos o miles de años en descomponerse en la naturaleza y, como se puede ver aquí en Sian Ka’an, llegan hasta los lugares más remotos del mundo, incluso donde casi no hay actividad humana”, añadió.

Rivas, recordó que actualmente se discuten distintas iniciativas en el Congreso para atender el problema, por lo que urgió a los legisladores federales a crear normas que nos ayuden a eliminar la contaminación por plásticos desde su origen, eliminando envases y empaques plásticos de un solo uso que, pese a todos los esfuerzos de gobiernos, la industria o la ciudadanía, terminan en santuarios como Sian Ka’an.

“Las áreas naturales protegidas son paraísos que debemos cuidar y proteger de la contaminación plástica, no sólo por su belleza natural, ya de por sí impresionante, sino por los grandes servicios ambientales que prestan a México y al mundo”, sostuvo Rivas, al llamar al poder Ejecutivo, a través de la Semaenat y la Conanp, a emprender medidas efectivas para hacer frente a la contaminación plástica, así como a la ciudadanía a firmar la petición para exigir una legislación enfocada en la reducción en origen y no en falsas soluciones.

“Es urgente que el gobierno de México decida proteger el patrimonio natural y paisajístico de México de la contaminación que generan las empresas que quieren vendernos plástico de manera descontrolada e impune. Es hora de que se inste a los senadores y diputados legislar con responsabilidad extendida hacia los productores y que se ponga un alto a las falsas soluciones (la promesa de reciclaje absoluto, los plásticos biodegradables, incineración de plásticos para generación de energía y demás opciones basadas en el esquema de usar y tirar), que solo generan basura ecológica, y a pensar que quemando los residuos mágicamente van a desaparecer”, añadió Rivas.

Últimas noticias