Trump advierte: es un mensaje para Venezuela y Nicaragua

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Nueva York. El presidente Donald Trump festejó la renuncia de Evo Morales en Bolivia como un triunfo de la democracia y advirtió que es un mensaje para Nicaragua y Venezuela; su gobierno argumentó que lo ocurrido no fue una asonada, sino una expresión de la voluntad del pueblo, pero voces disidentes de políticos nacionales y figuras públicas estadunidenses denunciaron lo que calificaron de un golpe más en América Latina apoyado por el régimen en Washington.

Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir la libertad y a los militares bolivianos por cumplir su juramento de proteger no sólo a una persona, sino la Constitución de Bolivia, declaró Trump.

Agregó en la declaración por escrito, difundida por la Casa Blanca, que después de casi 14 años y el intento de ignorar la Constitución de su país, la renuncia de Morales preserva la democracia y pavimenta el camino para que el pueblo boliviano sea escuchado.

Trump concluyó: estos eventos envían una señal fuerte a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua, de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán. Ahora estamos un paso más cerca a un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre.

El Departamento de Estado sub-rayó que lo ocurrido en Bolivia no fue un golpe de Estado, según explicó un alto funcionario de la dependencia en una teleconferencia con periodistas, sino que el pueblo bolivariano se hartó de un gobierno que ignoraba su voluntad.

El alto funcionario subrayó que el informe preliminar de la Organización de Estados Americanos (OEA) concluyó que el proceso electoral fue marcado por serias irregularidades y recomendó nuevas elecciones, evaluación apoyada por Washington.

Indicó que Washington trabajará con los bolivianos para establecer una democracia en su país, y apremió a todas las partes de descartar la violencia para proceder hacia la transición política con la participación de todos los partidos. Otro funcionario estadunidense comentó que espera que la legislatura logre nombrar un mandatorio interino este martes.

Insistió en que no tenemos alguna preferencia entre los candidatos y dijo que el Departamento de Estado no ha tenido contacto directo con ningún líder político boliviano desde el 20 de octubre. Al mismo tiempo que convocó la participación de todos los actores, con el vocabulario diplomático reiteró la posición de su jefe, el secretario de Estado, Mike Pompeo, quien antes de la renuncia de Morales sugirió que todo oficial del gobierno implicado en la elección fallida no debería participar en nuevos comicios para restaurar credibilidad al proceso.

Los medios estadunidenses y gran parte de la clase política rehuyeron calificar de golpe lo ocurrido en Bolivia. Incluso, el editorial del Washington Post ayer declaró que la anarquía y el caos en Bolivia era, a fin de cuentas, responsabilidad del cada vez más autócrata Morales.

Pero algunas voces disidentes de alto perfil nacional no evitaron la palabra que marca tanto la historia estadunidense en el hemisferio. El senador y candidato presidencial demócrata Bernie Sanders tuiteó: estoy muy preocupado por lo que parece ser un golpe en Bolivia, donde los militares... intervinieron para remover a Evo Morales. La diputada y nueva estrella del ala progresista del Partido Demócrata, Alexandria Ocasio Cortez, tuiteó que lo sucedido en Bolivia no es democracia, es un golpe de Estado. Su colega, la diputada Ilhan Omar, expresó lo mismo.

Mark Weisbrot, codirector del Center for Economic and Policy and Research, comentó que lo ocurrido fue un golpe militar que no podría haber prosperado sin el apoyo de Washington y la OEA, junto con una narrativa de fraude electoral sin presentar jamás ninguna evidencia que se repitió una y otra vez en los medios, con lo cual se aceptó como verdad. En entrevista con Democracy Now, Weisbrot afirmó: es obvio, aun sin pruebas concretas, por ahora, que la CIA apoyó este golpe, al igual que lo hicieron en ese mismo país en 1952, 1964, 1970 y 1980.

Noam Chomsky, junto con el analista Viaje Prashad, ya habían alertado desde el sábado que en Bolivia se estaba gestando un golpe de Estado. Señalaron, en declaración pública, que la promotora de la asonada es la oligarquía boliviana que cuenta con el total apoyo del gobierno de Estados Unidos, que desde hace mucho tiempo está ansioso por expulsar a Evo Morales, y a su movimiento, del poder. Advierten que por más de una década, el Centro de Operaciones de la embajada de Estados Unidos en La Paz ha expresado que tiene dos planes: el plan A, el golpe de Estado; el plan B, el asesinato de Morales. Se trata de una grave violación a la Carta de Naciones Unidas y a todas las obligaciones internacionales.

Últimas noticias