Bolivia y Perú frenan azaroso viaje de Evo; lo esperan en México

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Bolivia y Perú frenaron el vuelo en el que viaja el ex presidente Evo Morales rumbo a México, un viaje azaroso que refleja la política latinoamericana, dijo hoy el canciller Marcelo Ebrard.

Ha sido un “periplo por diferentes espacios y decisiones políticas” que, si no se presentan nuevos obstáculos, terminará en la Ciudad de México hacia las 11:00 horas locales, indicó el secretario de Relaciones Exteriores, en la conferencia diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador. "Fue como un viaje por la política latinoamericana".

En contraste con los obstáculos, Ebrard reconoció la ayuda de los gobiernos de Paraguay y Brasil y la intervención del presidente electo argentino Alberto Fernández. Ecuador negó en un momento el paso de la nave, pero más tarde lo autorizó, cerca de las 8:00 de este martes, hora mexicana..

 

“Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré al pendiente. Pronto volveré con más fuerzas y energía”, tuiteó Evo Morales antes de abordar un avión rumbo al exilio, en una jornada en la que el ejército golpista salió a las calles para, junto con la policía, contener a miles de personas que se movilizaron en defensa del gobierno depuesto.

 

Ebrard elogió al general que viene a cargo del vuelo y a quien no identificó. Manifestó su agradecimiento a la Fuerza Aérea y dijo que el militar “excepcional” mostró “siempre su profesionalismo impresionante, una sangre fria fuera de serie y tambien habilidad para poder dialogar con la contraparte”

De acuerdo con el relato de Ebrard, la aeronave Gulfsteam 550, matrícula XC-LOK y número de registro 3916, de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), salió a Bolivia a recoger a Morales, por instrucciones de López Obrador. La nave tiene una autonomía de once horas de vuelo.

Ebrard describió que la situación más tensa del viaje se produjo en el aeropuerto boliviano en el que estaba Evo Morales, en la ciudad de Cochabamba.

La nave no podía despegar porque no tenía autorización de Perú para aterrizar y recargar combustible en Lima, como estaba previsto; simpatizantes de Morales rodeaban la terminal aérea, en cuyo interior había elementos de las fuerzas armadas bolivianas y el ex presidente ya estaba a bordo del avión militar mexicano.

Una intensa movilización diplomática siguió para facilitar la salida de la nave, que finalmente se logró por Paraguay, tras gestiones de la cancillería mexicana y la intervención de Fernández, reveló Ebrard.

 

Últimas noticias