Organismos autónomos, opacos y caros, ratifica AMLO

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 9 de noviembre de 2019.  El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló ayer que Rosario Piedra Ibarra –elegida el jueves como titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en una controvertida votación–, no será una incondicional de su gobierno ni de nadie, al responder a las críticas de la oposición contra la ombudsperson por su militancia en el partido Morena.

El nombramiento de Piedra abre la posibilidad de que la CNDH deje de ser una pantalla, un organismo alcahuete del régimen y se profundice en las investigaciones, se acabe con la impunidad y se dé respuesta a los familiares de las víctimas, agregó el mandatario en su conferencia matutina.

Resaltó que la hija de la luchadora social Rosario Ibarra es una mujer que sabe y ha sufrido en carne propia lo que es la desaparición de un familiar. Se trata de una persona de convicciones. “Si se llegara a pensar, sobre todo por los conservadores, que ella va a procurar no afectar al gobierno actual, nosotros, por principios, nunca le pediríamos a una autoridad que se ocultara una violación a derechos humanos.

No queremos incondicionales en nada... Ni ella lo permitiría ni nosotros le pediríamos algo ilegal, injusto, que violara los derechos humanos. No queremos tener achichincles ni funcionarios serviles, sino servidores públicos con integridad, principios, honestos, que ejerzan su libertad, verdaderamente con independencia, expuso.

Tras celebrar la designación de Rosario Piedra, López Obrador aludió a las críticas de la oposición al proceso a partir del cual resultó nombrada. Dijo que es normal porque los conservadores quieren seguir teniendo a gente disciplinada, a modo, como sucedió en todo el periodo neoliberal: puro especialista, experto, doctores graduados en universidades famosas de México y el extranjero que se distinguían por cobrar bastante por su especialidad, profesionalismo, ironizó.

En Palacio Nacional, reiteró sus críticas a la CNDH porque siempre guardaba un silencio cómplice, encubría, nada sabía y a nadie se castigaba. También tundió a otros organismos autónomos y al tribunal electoral por ser opacos y cómplices del régimen, así como muy caros para el país.

Entre señalamientos de algunos de los presentes en la conferencia en torno a que sería un retroceso acabar con dichas instancias, el Presidente puntualizó que no está planteando su desaparición, sino que no han funcionado, que no han estado a la altura de las circunstancias y han caído en la simulación.

López Obrador resaltó de nueva cuenta que el INE se ha hecho de la vista gorda y ha avalado fraudes electorales, mientras la CNDH emitía recomendaciones que no se cumplían. Encima de ello, cuesta mucho dinero mantener organismos ineficientes, reiteró.

Estimó que a los funcionarios se les pagaba bien para callarlos al considerar que en el pasado régimen se aplicaron estrategias de Porfirio Díaz, como el del maicear a opositores.

–¿Cómo reforzarlos?, le preguntó un reportero.

–Que los representantes sean gentes honestas, íntegras, capaces de presentar su renuncia.

–¿Sugiere que deben renunciar los consejeros y magistrados del tribunal?

–Es un acto de conciencia de cada quien, respondió el jefe del Ejecutivo federal al destacar que esos nombramiento se hacían por cuotas de los partidos políticos, de manera que actúan como representantes de grupo y no de los ciudadanos.

En la rueda de prensa, el mandatario se refirió a las protestas de los normalistas de Michoacán, entre las que se ha incluido el bloqueo de las vías férreas, y pidió a todos portarse bien.

López Obrador añadió que el gobierno está abierto a dialogar, al demandar que se actúe de manera responsable.

Últimas noticias