Violencia contra periodistas, mayor problema a resolver: Segob

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En el marco de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (Colpin) que se desarrolla en la Ciudad de México, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que la violencia contra periodistas sigue siendo uno de los mayores problemas a resolver en México y sostuvo que el compromiso de la actual administración federal es que el país se consolide como un país de libertades.

Durante la inauguración del encuentro, del cual es anfitrión el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), y que se desarrolló en el Museo Nacional de Antropología e Historia, la Comisionada del Inai, Blanca Lilia Ibarra, agregó que desde 1993 se contabilizan 317 periodistas que perdieron la vida en Latinoamérica, en tanto que el comisionado presidente del Instituto, Francisco Javier Acuña Llamas, apuntó que las libertades se deben otorgar en racimos, no de manera aislada, y debe haber libertades sin restricción, “sin frenos invisibles, sin persecución y sin masacres”.

Al hacer la declaratoria inaugural del Colpin, en el que se dan cita por cuatro días periodistas de investigación de toda Latinoamérica, Sánchez Cordero sostuvo que en los últimos años el periodismo de investigación ha sido fundamental en México para tener una sociedad mejor informada y que la ciudadanía exija cuentas”.

Tras señalar que el presidente de la República tiene un firme compromiso con la libertad de expresión, agregó: “Necesitamos una prensa libre que realice su trabajo con absoluta independencia para que los ciudadanos conozcamos la realidad (...) necesitamos fortalecer el periodismo de investigación para que nunca más los actos de corrupción, entre otros, queden impunes, y su publicación sirva de aliciente para que no se repitan de nuevo. Una sociedad informada -porque hoy nuestra sociedad está más informada que nunca- difícilmente vuelve a cometer los mismo errores”.

No obstante, recalcó que a pesar de los avances hay múltiples retos a superar, y la violencia contra periodistas “sigue siendo uno de los enormes problemas a resolver”, por lo que el gobierno trabaja para reformar el mecanismo de protección a personas defensoras de derechos humanos y periodistas, en el que hay mil 39 personas bajo dicho mecanismo.

Recordó que México solicitó asesoría a la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, lo cual derivó en 104 recomendaciones que se han asumido para el fortalecimiento del mecanismo federal en la materia.

En su turno, Blanca Lilia Ibarra sostuvo que el periodismo de investigación han encontrado en los mecanismos de transparencia uno de sus recursos indispensables para documentar lo que sucede en la sociedad, pero “lamentablemente hay muchos casos que muestran que las y los periodistas de América Latina ejercen su trabajo en condiciones de vulnerabilidad y alto riesgo, no sólo reciben amenazas verbales y físicas, hostigamiento, sino que son blanco vulnerable de la más repudiable manifestación de censura: el asesinato”.

De acuerdo con la Unesco, dijo, en Latinoamérica hay registro de que 317 periodistas han perdido la vida desde 1993 y México es el país más peligroso para esta actividad en la región.

La calidad de la libertad de expresión es un indicador síntoma del estado de un régimen político-democrático. Si dicha libertad es amenazada o restringida, la democracia se debilita, agregó la Comisionada del Inai.

Últimas noticias