SCT no garantiza respeto de aerolíneas a tarifas preferenciales: CNDH

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) no ha hecho lo suficiente para que se garantice que las líneas aéreas respeten las tarifas preferenciales, descuentos y/o exenciones garantizadas en la ley para los adultos mayores.

Asimismo, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) no intervino de manera preventiva y efectiva, al no verificar que las aerolíneas comerciales aplicaran los beneficios dispuestos en las normas.

Así lo determinó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), al dirigir la Recomendación 72/2019 a los titulares de la SCT y la Profeco, Javier Jiménez Espriú y Ricardo Sheffield Padilla, respectivamente, al encontrar violaciones a las garantías de ese sector.

El organismo nacional concluyó que pese a que las personas mayores cuentan con la credencial expedida por el InstitutoNacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM), no se les ha respetado lo marcado en la ley para acceder a descuentos y demás derechos en las líneas aéreas.

Fue el 10 de noviembre de 2015, cuando el INAPAM solicitó la intervención de la CNDH respecto de la respuesta que la SCT dio al problema planteado por la persona quejosa. En primera instancia el caso se remitió a la Profeco por ser un asunto de su competencia, y el 25 de julio de 2017 el agraviado dirigió de nueva cuenta a la CNDH y señaló que la Profeco no le había informado del estado y avance de su queja.

El organismo nacional realizó una investigación ante seis aerolíneas nacionales y 23 internacionales que operan en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde constató la inobservancia de los derechos de acceso y movilidad de las personas mayores en lo general, ya que el 79 por ciento de esas empresas aéreas no otorgan beneficio o descuento alguno, mientras que en las restantes los criterios y requisitos de aplicación discrepan de lo señalado en la ley y normativa reglamentaria.

Frente a ello, la CNDH realizó un pronunciamiento bajo el enfoque de empresas y derechos humanos, por la actuación omisa de dichas autoridades respecto del actuar de empresas privadas, ya que se constató que la SCT y la Profeco “no cuentan con mecanismos de prevención de violaciones a derechos humanos e incurrieron en responsabilidad institucional al no respetar la atención integral y preferente para las personas mayores, ya que, además de no resolver el problema de la víctima, tampoco se le orientó de manera adecuada sobre la forma en que podría reclamar y se observó, de forma generalizada, el desconocimiento de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores”.

Tras las investigaciones, el organismo acreditó que las instancias objeto de la Recomendacón “no respetaron la atención integral y preferente para todas las personas mayores y, en el caso de la víctima y de las personas mayores en general, se violó su derecho humano de acceso y movilidad en transportes públicos o de uso público (terrestre, marítimo, pluvial y aéreo), precisándose que una de las vertientes de dicho derecho es acceder a tales servicios con tarifas preferenciales, descuentos y/o exenciones, como se señala en la citada ley”.

Por ello, la CNDH recomendó al titular de la SCT celebrar los convenios o instrumentos jurídicos de carácter obligatorio, para que, de entrada, las seis aerolíneas nacionales y las 23 internacionales que operan en el país otorguen tarifas preferenciales, descuentos y/o exenciones a las personas mayores sobre los precios establecidos para el público en general; difundir el acuerdo o disposición normativa que corresponda para incluir la “cláusula obligacional de los derechos humanos” referida en la mencionada Recomendación y en otros exhortos, ambas emitidas por la CNDH, en los sucesivos títulos de concesión y permisos que la SCT otorgue a las empresas que presten el servicio público de transporte aéreo, terrestre o marítimo y, en su caso, con sujeción a lo que los tratados internacionales establezcan, entre otras.

Al procurador federal del consumidor se le recomienda emitir el acuerdo o disposición normativa que corresponda para que, en lo sucesivo, en las quejas o denuncias que se reciban se aplique el criterio de consumidor material y no el de consumidor normativo o contractual, se inicie la investigación respectiva sin el requisito previo de la compra o adquisición de un boleto de avión; capacitar al personal de la Profeco sobre los derechos humanos de las personas mayores, principalmente en los de accesibilidad y movilidad, y en los “Principios Rectores sobre las empresas y los derechos Humanos de las Naciones Unidas”, y se remitan a la CNDH las constancias de su cumplimiento.

Últimas noticias