Listo, el nuevo etiquetado a la comida ‘chatarra’, pese a presiones

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. A pesar de la presión de las empresas productoras de refrescos y de comida chatarra, así como de ConMéxico –que las agrupa–, la Cámara de Diputados prevé aprobar mañana la reforma a la Ley General de Salud para obligar a las compañías a incluir un etiquetado frontal en sus productos y bebidas no alcohólicas que informe al consumidor su contenido de sodio, azúcares y grasas saturadas.

El etiquetado busca convertirse en un mecanismo que alerte a la población sobre riesgos de consumo de alimentos no recomendados para la salud, en particular para proteger a niños y adolescentes, indica la reforma que se propone.

Desde el 24 de julio, la Comisión de Salud aprobó el dictamen, y aunque se abrió un proceso para opiniones, éstas se recibieron por parte de los diputados en privado. En la más reciente consulta en Gobernación, señalaron legisladores, se acordó que ConMéxico enviaría observaciones al dictamen, pero la idea es no hacerle ninguna modificación.

Esto, debido a que la reforma busca hacer cumplir el respeto a la protección del derecho a la salud, a la información y la alimentación, principalmente en relación con el interés superior del menor.

También se prevé la obligación de incluir un sistema de información nutricional para identificar a los productos que excedan los límites máximos de contenido energético, azúcares añadidos, grasas saturadas, grasas trans y sodio añadido.

Ayer, el coordinador de Morena, Mario Delgado, confirmó que el dictamen se discutirá mañana en el pleno, sin atender a las resistencias de la industria de bebidas azucaradas y de comida chatarra.

Ya decidimos seguir adelante y vamos a sacar lo más pronto posible esta reforma por el bien de todos nosotros, pero principalmente de nuestros hijos.

Advirtió que el problema de la obesidad, principalmente infantil, es generado en gran medida por la irresponsabilidad de las industrias de alimentos, lo que ha creado un grave problema de salud en el país.

Si no hacemos algo, esta generación de niños, nuestros hijos, van a tener una esperanza de vida menor a la nuestra. Seríamos la primera generación de padres que le toque enterrar a sus hijos, alertó.

Refirió que desde 2016 México vive un estado de emergencia epidemiológica debido a los altos índices de sobrepeso, obesidad y diabetes en adultos, niños y jóvenes, y citó que la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de ese año reveló que siete de cada 10 adultos presentaban sobrepeso u obesidad.

 

Últimas noticias