Recuerden torturas y desapariciones / Elena Poniatowska

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Al leer el sábado 21 de septiembre en La Jornada “Funcionario explica polémica publicación sobre la muerte de Eugenio Garza Sada”, recordé a doña Rosario Ibarra de Piedra, cuyo hijo Jesús Piedra Ibarra acusado de militar en la Liga 23 de Septiembre y desaparecido en Monterrey el 18 de abril de 1975, me abordó en la marcha del 17 de abril de 1977 en contra de Díaz Ordaz en la que coreábamos en el Paseo de la Reforma: Al pueblo de España no le manden esa araña y Tengo un hijo desaparecido.

Rosario Ibarra ya vivía en México y empezó la búsqueda por su hijo desaparecido. Su esposo médico, padre de Jesús, fue torturado en Monterrey en unas celdas conocidas como “Las tapadas”, le metieron la cabeza tres veces en agua de orines y de ácido para revelar fotografías, le rompieron la cuarta vértebra lumbar a fuerza de golpes y tuvo que ser hospitalizado. Rosario decidió venir a México, buscar a su hijo en todas las cárceles clandestinas, reunir a otras madres con hijos desaparecidos, organizar huelgas de hambre a un lado de Palacio Nacional, nada menos que en la Catedral Metropolitana e intentar ver a los sucesivos presidentes de la república Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo.

Si el historiador Pedro Salmerón utiliza el adjetivo “valientes” no lo hace en detrimento de don Eugenio Garza Sada, pero sería bueno recordar las acciones en contra de los jóvenes: los simulacros de fusilamiento, la tortura de la picana que se aplicaba a los detenidos en los pezones, los labios, las partes blandas, la tortura del Tehuacán con gas que se introduce en la boca y revienta el tímpano, los sótanos en que los muchachos esposados aguardan tirados en el suelo, la falta de agua para lavarse (muchos compañeros se zurraban en los calzones), la oscuridad del sótano, la búsqueda infructuosa de las madres en todas las cárceles clandestinas de México, “Vivos los llevaron, vivos los queremos”, la lucha del Comité Eureka. Es a esa valentía a la que se refería el doctor Pedro Salmerón.

Últimas noticias