Internos denuncian abusos en penal ‘Santiaguito’ de Almoloya

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Internos del penal de Santiaguito, con sede en Almoloya de Juárez, estado de México, y familiares de ellos, denunciaron que al interior de este espacio se presentan abusos, maltratos, amenazas y hasta torturas. Todo ello con la anuencia y por órdenes de la directora de ese centro de readaptación social, Olga Viveros Bravo, y del comandante Raúl Castillo Robledo, jefe de seguridad de ese espacio.

A través de un video que circula en redes sociales, familiares de los internos y una mujer que se encuentra ahí recluida, denuncian varios de los maltratos que se suscitan al interior del penal. Aunado a ello, La Jornada pudo entablar comunicación con varias personas privadas de su libertad y que purgan sus penas en Santiaguito, quienes denunciaron que la propia directora los amenaza, los humilla, golpea, castiga e incluso ha incurrido en actos de tortura.

Por temor a represalías tanto familiares como internos omitieron dar sus nombres, sin embargo, los testimonios son coincidentes. Solicitaron la intervención tanto del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, como del gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo, así como de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), para poner un alto a estos abusos por parte del personal de ese centro de reclusión.

Uno de los internos denunció que desde la llegada de Viveros Bravo a la dirección del penal, en septiembre del año pasado, han muerto “en circunstancais sospechosas” al menos 20 internos. “Han dicho que son intentos de fugas o riñas internas, pero la verdad es que muchos de esos compañeros hoy están difuntos por los abusos de que fueron objeto”.

La propia directora, acusaron, ha maltratado a muchos de los reclusos. Un ejemplo, coincidieron algunos de los denunciantes es cuando pateó en la entrepierna a un interno que se dedica a la venta de golosinas. Tan intenso fue el golpe, que el hombre perdió un testículo. “No se hizo mayor bronca porque lo amenazaron, y llegaron a un acuerdo donde le dieron 20 mil pesos para que no denunciara”, señaló uno de los testigos.

Otros señalaron que Viveros Bravo y el comandante Castillo Robledo permiten que grupos al interior de Santiaguito vendan drogas, extorsiones a otros internos y sus familias e incluso “pongan correctivos” a los que las autoridades del penal consideran “rebeldes”. Aunado a ello, en los constantes abusos “incurre prácticamente todo el cuerpo de vigilancia y un grupo de reclusos”.

Un espacio para los “correctivos”, dijeron, es la celda 24 en el pabellón para hombres. En ese espacio, los esposan a una especie de pasamanos, “nos golpean brutalmente, nos amenazan y podemos pasar horas ahí metidos. Hasta 15 custidios participan en esos tormentos”.

Una interna señaló que se ha pedido ayuda a la dirección general de reclusorios del gobierno del estado,sin que a la fecha haya respuesta. “La directora (Viveros Bravo) es muy astuta. Cuando vienen las visitas de los supervisores y nos preguntan cómo es el trato, prácticamente todos afirman que es bueno, porque previamente la señora y el comandante nos ha amenazado. Si alguien se atreve a denunciar las condiciones, es amenazado con un traslado a una cárcel federal o se le castiga con golpes”.

A través del video difundido en redes sociales, los familiares también acusaron que la directora de Santiaguito cambió recientemente las formas para la visita familiar. Antes, se permitía que si alguna persona tenía más de dos internos, todos pudieran convivir en el mism espacio en el mismo tiempo. Ahora, señalaron, se tiene que visitar a uno un día y a otro otro.

“Nuestros familiares ya están cumpliendo su condena, no merecen se tratados como animales. Están rompiendo la convivencia familiar. Lo único que pedimos es que se respeten sus derechos y cumplan sus sentencias con las mínimas garantías”.

Últimas noticias