Muere migrante haitiano en celda de estación Siglo XXI

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Un migrante de nacionalidad haitiana murió el martes en una celda de aislamiento de la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapacula, Chiapas, donde la situación "es de Extremadura vulnerabilidad", denunciaron organizaciones civiles nacionales e internacionales. La muerte del hombre fue confirmada por fuentes de la Secretaría de Gobernación (SG).

Después de las nueve de la noche de este miércoles, las fuentes de Gobernación indicaron a este diario que sí se había presentado la muerte de un migrante haitiano en la Estación Siglo XXI, y señalaron que los enviados del Instituto Nacional de Migración (INM) se hallaban en la fiscalía del estado, donde se le practicaba la necropsia al cuerpo para determinar las causas del deceso.

Previamente, las ONGs señalaron, con base en testimonios de otros migrantes internos en ese lugar, que antes de morir, el hombre, identificado como M.A., llevaba varias horas quejándose de fuertes dolores de cabeza y pecho, y sin embargo no fue atendido por el personal de la Estación, dependiente del INM.

Los testigos refirieron que la muerte del hombre haitiano se dio alrededor de las 6 de la mañana del 6 de agosto. El migrante llevaba más de 20 días en detención y al menos 15 de ellos "muy enfermo", pues se quejaba de dolores de cabeza

No obstante de ello, se le sometió a un régimen de aislamiento en una celda.

"Algunas personas escucharon durante toda la noche del 5 agosto hasta la mañana del 6 los gritos y llantos de la persona. Sin embargo, los guardias lo mantuvieron bajo candado sin ningún tipo de asistencia y sin oportunidad de acompañarlo, avanzada la madrugada dejaron de escucharlo. Hacia las 6 de la madrugada, como cada mañana que abren las celdas, fueron a visitarlo, pero se encontraron con un grupo de policías federales y otras personas con uniformes oficiales tomando fotografías, quienes les ordenaron que se retiraran, minutos más tarde se llevaron el cuerpo sin dar ninguna explicación", denunciaron las ONGs.

Los testimonios refieren que el hombre llegó en buen estado de salud, pero que desde hace 15 días manifestaba que sufría mucho dolor de cabeza y pecho, fiebre y agitaciones.

"La autoridad responsable en ningún momento le ofreció externalizarlo para atención médica. En una ocasión llegó un médico y al parecer sin realizar análisis previos ni una entrevista, le inyectó una sustancia en el brazo sin explicarle su contenido. Los testimonios refieren de forma unánime que los guardias lo dejaron agonizar toda la noche hasta morir", acusaron el Grupo Impulsor contra la Detención Migratoria y la Tortura y el Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano, instancias en las que se agrupan varias organizaciones civiles.

Últimas noticias