Los agravios a indígenas se cometen aún en la actualidad: historiadores

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 
Ciudad de México. Historiadores, funcionarios e intelectuales dieron su opinión sobre las cartas que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió al rey de España, Felipe VI, y al papa Francisco, en las que les pide disculparse por los atropellos cometidos contra los pueblos indígenas durante la Conquista, hace 500 años.

José Alfonso Suárez del Real, titular de Cultura de Ciudad de México, dijo: Es un acto de justicia y no de revancha. A mí me parece que el Presidente de la República está en lo correcto, por lo que el monarca español, como el pontífice, deben entenderlo así. Sin embargo, los mexicanos debemos replantearnos también esos actos de justicia para nuestros pueblos originarios.

López Obrador, dijo, habla con autoridad moral y su petición es por justicia y no por venganza.

Mercedes de la Garza, historiadora especialista en las culturas maya y nahua, discípula de Miguel León-Portilla, indicó: En todo caso, que pidan perdón a los pueblos indígenas de México todos aquellos que los esclavizaron y los torturaron durante la Colonia, la Independencia, la Revolución y el siglo XX. Todos ellos deben de pedirles perdón, no nada más los protagonistas de la Conquista, porque los pueblos indígenas han seguido sometidos, les han quitado todo, los han dejado en la miseria, pero no sólo los conquistadores, sino los que ostentaron el poder en los siglos XVII, XVIII, XIX y XX, basta ver cómo están los indígenas hoy, igual de pobres y abandonados.

Carlos Martínez Assad, sociólogo e historiador, comentó: No podemos vivir con los agravios del pasado, porque sería algo muy difícil de llevar para la mayoría de los pueblos, porque todos han tenido algún agravio en su historia, en una construcción que ha durado miles de años.

La reflexión, indicó, nos llevaría a cuestiones tan complicadas como las matanzas de chinos en Coahuila, donde fueron los maderistas los responsables y sin embargo no acusamos a Madero que, por supuesto, no tuvo nada que ver; sin embargo, un movimiento que él encabezaba asumió esa acción, entre las más racistas que recuerda la historia de México.

Antonio García de León, historiador y lingüista: La solicitud que hace el Presidente es inútil, extemporánea, pues es más importante atender lo que sucede con los pueblos indios en la actualidad, a quienes se les está agrediendo con una gran cantidad de megaproyectos; son a ellos a los que se debería escuchar, no pedirle al rey Felipe VI que se avergüence de algo que se hizo hace 500 años.

Angelina Muñiz-Huberman, escritora, afirmó: Sería mejor hablar de cuando México recibió a los exiliados españoles, de que se cumplen 80 años en 2019. A mí eso me parecería más interesante que lo otro, porque es un aspecto positivo.

Pedro Salmerón, historiador, dijo: Después de haber escuchado al Presidente, me parece correcto, porque se pide que haga un acto de contrición como debe hacerlo el propio Estado mexicano por el siglo XIX y la primera mitad del XX frente a los pueblos originarios, no frente a la nación mexicana, inexistente en el siglo XVI, sino frente a los pueblos originarios, con los que sí evidentemente se cometió no un genocidio ni una limpieza étnica, como creen algunos exagerados, pero sí una serie de agravios quizá propios de la época, quizá explicados por la época, pero indudable que fueron devastadores.

Últimas noticias