Morena impone su mayoría en dictamen sobre la Guardia Nacional

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Los partidos de oposición –Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC)– en el Senado abandonaron ayer en bloque la sesión de comisiones en la que se votaba el dictamen que crea la Guardia Nacional, debido a que Morena impuso su mayoría y decidió que se avalaría el documento que circuló el domingo por la noche sin discusión y sin cambios.

El presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, el senador de Morena Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, explicó en la reunión de comisiones, antes de que la oposición se retirara de la mesa: este dictamen que se aprueba hoy sólo es para reunir los requisitos de legalidad y proceso legislativo. El jueves vamos a presentar otro documento que estamos construyendo. Ya llevamos 70 por ciento de avance en las propuestas de la oposición y de parlamento abierto.

Luego, en entrevista, precisó: la Guardia Nacional será eminentemente civil en cinco años. Se modificará el nombre de estado mayor conjunto por coordinación operativa. Se dará cinco años a las fuerzas armadas para que continúen labores de seguridad pública, hasta que se consolide la guardia. Ya no se hablará de tribunales militares sino civiles y se respetará la convencionalidad y los tratados internacionales, por eso habrá otro dictamen el jueves para sustituir al aprobado este lunes.

Senadores de los partidos PAN, PRI, PRD y MC pidieron en lo individual, en las comisiones, que no se votara ese dictamen, que se declara en sesión permanente y que hubiera un receso para tener el documento final. Morena no aceptó y procedió a las votaciones.

Por la mañana, todos los partidos del bloque opositor dieron conferencias de prensa por separado. En ellas advirtieron que votarían en contra de la propuesta del Ejecutivo si la bancada de Morena no aceptaba cambios al dictamen de creación de la Guardia Nacional en temas como el carácter civil de ese nuevo agrupamiento, establecer un plazo para que los militares retornen a sus cuarteles, que cumpla con la convencionalidad y se respeten los derechos humanos.

Plenamente civil

Primero, el grupo parlamentario del blanquiazul, en voz de su coordinador, Mauricio Kuri, respaldó la creación de la Guardia Nacional, pero con un carácter plenamente civil que aproveche la experiencia y capacidades castrenses, pero sin mayor vínculo con las fuerzas armadas. Añadió que la Guardia Nacional con un mando militar, compromete el futuro de las siguientes generaciones.

Más tarde, en otra conferencia de prensa, la senadora Claudia Ruiz Massieu, presidenta nacional del PRI, declaró que la minuta no puede ser avalada por su partido por las siguientes razones: Plantea muchas deficiencias en materia de derechos humanos, de federalismo, de convencionalidad y de constitucionalidad.

Sostuvo: sí queremos una Guardia Nacional siempre y cuando tenga un mando y una naturaleza inequívocamente civil, que respete los derechos humanos y los tratados internacionales de los cuales México es parte y siempre y cuando no vulnere la soberanía de los estados ni de los municipios y se comprometa con el fortalecimiento de las instituciones civiles de policía y de seguridad pública en el ámbito estatal y municipal.

A su vez, también en conferencia de prensa, el coordinador del PRD, Miguel Ángel Mancera, coincidió con el PRI y con el PAN en que la Guardia Nacional debe tener un mando exclusivamente civil y que exista un plazo para que las fuerzas armadas regresen a sus cuarteles. Adelantó que esta minuta no puede aprobarse con los ojos vendados.

Dante Delgado, coordinador de Movimiento Ciudadano, se pronunció por que los consensos y los acuerdos que se construyan entre todas las fuerzas políticas sean para servir al país y no al Presidente de la República.

Últimas noticias