Aumentan a 67 los muertos por explosión en Tlahuelilpan

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El secretario de Salud, Jorge Alcocer, dijo que por la explosión en un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo, una persona más de los 76 heridos falleció, con lo que la cifra aumentó a 67 decesos y 75 lesionados.

“Desafortunadamente hay una baja más”, señaló el funcionario en conferencia de presa esta tarde, junto con Germán Martínez Cázares, titular del IMSS.

Por la mañana, el gobernador de la entidad, Omar Fayad, reportó que el número era de 66 muertos y 76 heridos, en conferencia convocada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para informar de los hechos.

Tlahuelilpan, Hidalgo, 18 de enero de 2019. Un ducto explotó mientras pobladores sacaban combustible de una toma clandestina. La cantidad de muertos asciende a 66 y hay decenas de heridos, quienes fueron trasladados a hospitales de la Ciudad de México.

 

Entre los heridos, de acuerdo con Fayad, habían 73 hombres y 3 mujeres, de todos ellos siete son menores de 18 años.

Por su parte, Alejandro Gertz, fiscal general de México, admitió que hay indicios de que la explosión pudo haber sido provocada de manera intencional. Ofreció dar detalles en cuanto se tenga más información.

A su vez, López Obrador reiteró su consternación ante la tragedia, sostuvo que era una experiencia muy dolorosa, pero aleccionadora.

Señaló que más allá de los hechos, dijo insistentemente que el problema no se resolverá con el uso de la fuerza: "no es una orden, es una política", afirmó y sostuvo: también hay que preguntarse por qué se dan estas prácticas en las comunidades cuya población participa de la ordeñas de los ductos.

En la conferencia también participaron el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, y Óscar Romero, director general de Pemex.

Lugar del estallido

El estallido ocurrió cerca de la carretera Teltipan-Tlahuelilpan. En ese lugar pasa un tramo del ducto por el que corre gasolina proveniente de Tuxpan, Veracruz, al centro de almacenamiento de Tula, Hidalgo. De acuerdo con las denuncias del presidente Andrés Manuel López Obrador, este conducto ha sido saboteado cinco veces desde que se inició la distribución de gasolina mediante pipas.

Trascendió que huachicoleros cargaron combustible y dejaron abierta la toma cuando se retiraron. Los pobladores, al darse cuenta de que la gasolina se derramaba, acudieron a llenar sus recipientes.

En ese ducto no sólo se distribuye el combustible, sino también el aditivo para su elaboración, por lo que se prevé que ésta se verá afectada en los próximos días.

La zona de desastre se ubica a no más de 500 metros del sector urbano de San Primitivo, por lo que centenares de habitantes se encontraban en el lugar: hombres, mujeres y hasta niños llenaban bidones, cubetas y otros recipientes. De pronto se suscitó la explosión. Se escucharon gritos de auxilio y todo fue un caos. Varias personas corrían en llamas, otras gritaban y varias más se revolcaban de dolor.

Dos horas antes del estallido (que Pemex ubica a las 18:56 horas, aunque el gobierno del estado dijo que fue a las 19:10) se reportó la fuga de gasolina, y aunque fueron cerradas las válvulas, el carburante continuó saliendo. El torrente de combustible, según un video grabado por un lugareño, alcanzaba unos 20 metros de altura y era visible a varios kilómetros de distancia, según constató La Jornada.

Por su parte, elementos del Ejército Mexicano pusieron en marcha el Plan DN-III, que incluye el resguardo del sitio, en coordinación con Protección Civil de Tlahuelilpan y municipios vecinos.

Militares se retiraron para evitar confrontación

La Presidencia de la República informó anoche que personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) llegó a la toma clandestina en el ducto antes de la explosión, pero ante el gran número de pobladores que buscaban llevarse gasolina optaron por replegarse para evitar un enfrentamiento.

Esta explicación se ofreció a la pregunta de por qué los militares no evitaron que la población se acercara al derrame, la cual fue avalada por el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.

El funcionario destacó que a las 18:19 horas el sistema de Detección y Vigilancia de Pemex identificó la fuga, se aplicó el protocolo de seguridad y de inmediato personal militar se trasladó al lugar, donde no había nadie. El brote era sencillo, pero empezó a tomar presión y la gente del pueblo se acercó para recoger el producto en cubetas, bidones y otros recipientes. Cuando iban en retirada se produjo la conflagración.

Añadió que hasta anoche no se sabía la causa de la explosión, pero ya se abrió una carpeta de investigación en la Fiscalía General de la República.

Últimas noticias