El CENACE, ¿qué hace?

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El 17 de junio pasado el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) emitió un comunicado en donde pone en contexto la falta de poder cubrir la demanda de energía eléctrica en la península de Yucatán, ante la falta de combustible en las plantas. La electricidad depende de la forma cómo la generas.

Cabe aclarar y puntualizar que el único organismo que puede determinar el balance de energía en México es el Cenace, el cual tiene la responsabilidad de ejercer el Control Operativo del Sistema Eléctrico Nacional; la Operación del Mercado Eléctrico Mayorista y debe garantizar imparcialidad en el acceso a la Red Nacional de Transmisión y a las Redes Generales de Distribución. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) no controla el quién o el cómo.

Al ser el operador independiente del sistema realiza sus funciones bajo los principios de eficiencia, transparencia y objetividad, cumpliendo los criterios de calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad y sustentabilidad en la operación y control del Sistema Eléctrico Nacional.

La CFE es una empresa más en el mercado y debe mejorar la eficiencia operativa en general. Realiza la operación del mercado eléctrico mayorista en condiciones que promueven la competencia, eficiencia e imparcialidad, mediante la asignación y despacho óptimos de las Centrales Eléctricas para satisfacer la demanda de energía del Sistema Eléctrico Nacional. El que la CFE tenga un gran porcentaje del mercado de generación, no significa que tenga preferencia en ciertas zonas.

Aclarado la función del Cenace, podemos determinar que de acuerdo con el balance eléctrico de cada 24 horas realizado en la península hay un déficit entre lo generado y la demanda de alrededor de mil megavatios (MW). Actualmente la Península demanda entre los 2 mil a 2 mil 200 MW, pero la generación actual está en el orden de los mil a mil 200 MW (https://www.cenace.gob.mx/GraficaDemanda.aspx). Ante la falta de electricidad, el Cenace debe compensar el déficit incorporando a alguna región del país para ser enviado a la Península, pero esto conlleva un desgaste continuo de balance de energía nacional para poder compensar de forma continua la demanda a lo largo del país.

Es decir, dependemos de la eficiencia de la generación de CFE y los generadores privados para mantener un sistema en armonía. Pero no es simplemente enviar la energía, debemos considerar que las redes de distribución y transmisión no pueden incorporar más de la capacidad para las que fueron diseñadas ya que, de lo contrario, se producirían apagones continuos al protegerse la red. Podemos ejemplificar esto cuando en la colonia donde vivimos se va la luz y la cuchilla, de con acuerdo al argot, se abrió por la saturación de la línea, esto se puede dimensionar en la red nacional: el saturar la línea causaría un caos en el país. A raíz de esto existe el Cenace.

Parte de la falta de generación radica en no tener de forma continua la materia prima para las plantas como el gas natural para la región sur-sureste. Ante la caída de producción de gas en nuestro país, a raíz del descuido de las regiones gasíferas por considerar que no eran negocio, como el gas seco en la política energética, tuvieron que incluir una planeación del Cenace para cubrir la demanda de consumo de gas para la generación de electricidad incrementando la eficiencia en la utilización de plantas y tener menos contaminación. La construcción de redes de ductos que incluían tener gas continental. Actualmente está por concluir la estrategia -el ducto que proviene de Estados Unidos a Tuxpan, la reconfiguración del centro de recompresión de Cempoala y la interconexión del ducto de Mayacán con la red nacional- lo que dará continuidad para tener molécula (gas natural) a la península.

El inconveniente de poder tener molécula (gas natural) quedará resuelto en el corto plazo. Ahora quedará determinar la conversión de las plantas de combustóleo /diésel que actualmente están Yucatán, y para poder cubrir el déficit la CFE deberá de invertir.

En el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) de la Secretaría de Energía para el periodo 2019-2033, se indica que la demanda en México crecerá a un ritmo del 3 a 4 por ciento en forma anualizada. La capacidad actual instalada de generación al cierre de 2018 fue de 70.053 MW y se generó alrededor de 36.217 MW por hora con una demanda de 35.298 MW por hora, es decir un diferencial ente ambas de 2 por ciento. La pregunta ahora es, quién invertirá para cubrir la demanda: la CFE o los generadores privados?.

La primera y única conclusión es una llamada de atención que tiene el sistema eléctrico nacional ante la falta de inversión continúa por parte de empresas del mercado y la falta de conectividad para obtener materias primas baratas para generar electricidad. Se requiere acelerar la inversión para reforzar las redes de distribución y transmisión actuales; además de poder incorporar en forma acelerada licitaciones que incrementen el transporte de la electricidad por medio de licitaciones o alianzas público privadas.

El incremento de la demanda eléctrica en México está del orden del 3 a 4 por ciento en forma anual, lo que demandaría eficientar las actuales plantas (de generación de electricidad) en función de la materia prima o de la iniciativa privada que invierta para sustituir las que técnicamente ya estén obsoletas o incrementen un alto contenido de dióxido de carbono por cada MW producido.

Últimas noticias