Cunde la protesta masiva en Guatemala

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Guatemala. Miles de guatemaltecos volvieron a manifestarse ayer para reclamar la renuncia del presidente conservador Alejandro Giammattei, a quien reprochan no destinar suficientes recursos a combatir la pobreza y la desigualdad.

El mandatario anunció que en su calidad de jefe de Estado y en pleno ejercicio de sus atribuciones constitucionales, ha resuelto invocar la Carta Democrática Interamericana frente a los gravísimos sucesos ocurridos en los últimos días.

Aprobada en 2001, la citada carta implementa una serie de medidas para restablecer el orden democrático en las naciones que la invocan, y para garantizar el respeto a los derechos humanos fundamentales.

Giammattei añadió que se comunicó con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para hacer valer el diálogo, y expresó su apertura a una negociación inclusiva que propicie un entendimiento entre los sectores de la sociedad.

El presidente aseveró que los actos de violencia, que coordinadamente han alterado la paz pública, ponen en grave riesgo la institucionalidad democrática de nuestro país, así como el legítimo ejercicio del poder por parte de las autoridades democráticamente elegidas de la República. Y afirmó: dichos actos no son sino un medio a través del cual grupos minoritarios buscan forzar un verdadero golpe de Estado.

En un comunicado previo, la OEA reconoció el derecho a protestar, pero se pronunció en contra del vandalismo denunciado por autoridades, el cual ha sido negado por voceros de los manifestantes.

Las protestas de ayer transcurrieron pacíficamente, hasta el cierre de esta edición, un día después de que un grupo quemó la sede del Congreso por la aprobación de un presupuesto que no contempla aumentos en las partidas sociales y prevé un fuerte endeudamiento público.

La Alianza por las Reformas –que congrega a 40 organizaciones sociales– exigió la renuncia del ministro de Gobierno, Gendri Reyes, tras la represión de antier.

El vicepresidente, Guillermo Castillo, que se había desmarcado de Giammattei y le reclamó su dimisión, pidió ayer al Ministerio Público que investigue la quema de oficinas del Congreso pero también la represión policial.

La protesta del sábado dejó un saldo de al menos 12 policías heridos, así como 15 manifestantes, dos de gravedad, y más de una treintena de detenidos. La represión policial se extendió a varios departamentos del país, según reportes de los medios.

El Congreso aprobó préstamos por más de 3 mil 800 millones de dólares para atender la pandemia, pero apenas 15 por ciento de esos recursos llegó a los guatemaltecos.

Según datos oficiales, el Covid-19 ha dejado casi 120 mil contagios y más de 4 mil muertos en este país de 17 millones de habitantes.

El Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines, aprobó un presupuesto para 2021 de casi 12 mil 800 millones de dólares, 25 por ciento más abultado que el de este año.

La mayoría de los fondos están dirigidos a infraestructuras con el sector privado y no prevé aumentos para salud ni educación, ni tampoco para combatir la pobreza y la desnutrición infantil. El Congreso también se designó unos 65 mil dólares para comidas de diputados, algo que indignó a la población porque en ese momento la tormenta Iota entraba al país causando destrozos, dejando incomunicadas y sin alimentos a comunidades pobres –ya afectadas por el paso reciente de otro potente meteoro Eta– que dejaron 59 muertos y casi 100 desaparecidos.

 

Últimas noticias