Deja 'Iota' más de 30 fallecidos en Centroamérica

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

San Salvador. Iota se disipaba ayer sobre El Salvador, después de dejar más de 30 muertos, decenas de desaparecidos, miles de damnificados, poblados inundados y daños a la infraestructura vial en su paso como huracán y luego como tormenta tropical en Centroamérica, ya devastada por el ciclón Eta hace dos semanas, y el noreste de Colombia.

En toda Centroamérica, ambos huracanes han dejado más de 156 fallecidos y hay cientos de desaparecidos, informó la Organización de Naciones Unidas, a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que lanzó un plan de ayuda en las naciones afectadas.

A pesar del desvanecimiento de Iota, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés) informó que continúa el peligro de fuerte lluvia que podría desencadenar nuevas inundaciones y deslizamientos de tierra en el sur de México y Centroamérica, especialmente en Honduras, Guatemala, el sur de Belice, Nicaragua y El Salvador.

Los remanentes de Iota se localizaban anoche a 35 kilómetros de San Salvador y avanzaban hacia el oeste rumbo al océano Pacífico a una velocidad de 19 kilómetros por hora, detalló el NHC.

Iota tocó tierra por primera vez en el archipiélago colombiano de Providencia y San Andrés, frente a la costa nicaragüense, como huracán categoría 5, con vientos sostenidos de hasta 260 kilómetros por hora para después azotar el continente.

A Nicaragua la impactó con categoría 4, con vientos de 250 kilómetros por hora, apenas dos semanas después de que Eta sacudió la región causando más de 100 muertes y decenas de desaparecidos.

Esperan desbordamientos en El Salvador

Las autoridades salvadoreñas sólo han reportado un muerto en el departamento de San Miguel y el resguardo de 880 personas en 230 albergues distribuidos en todo el país. El ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Fernando López, advirtió que se prevén desbordamientos y deslizamientos de tierras a causa de las lluvias de Iota.

El director de Emergencias Sanitarias de la OPS, Ciro Ugarte, destacó la muerte y destrucción que dejó la estela de Iota desde el lunes y advirtió sobre la muy probable propagación del Covid-19 en la región en las próximas semanas ante la falta de distanciamiento social, ventilación, uso de cubrebocas y la higiene de las manos.

Hay en este momento una dificultad seria de acceso a varios lugares, y la evaluación de daños seguramente se va a hacer en el transcurso de las próximas horas o quizá días, en algunos casos, dijo en conferencia de prensa.

El gobierno de Estados Unidos informó en un comunicado que destinó 17 millones de dólares en asistencia humanitaria para ayudar a los afectados en Guatemala, Honduras y Nicaragua por Iota y Eta. Agregó que envió a esas naciones a expertos de la Agencia para el Desarrollo Internacional para identificar los daños y necesidades en coordinación con las autoridades locales de las naciones mencionadas y agencias internacionales.

Autoridades de Nicaragua reportaron la muerte de otras 10 personas, entre ellas tres niños, otras 15 están desaparecidas, por un alud registrado el martes en una comunidad de San Martín, del Macizo Peñas Blancas, zona rural del norteño departamento de Matagalpa, lo que elevó a 16 los decesos por el paso de Iota en el país, el más afectado por ambos ciclones.

La vicepresidenta, Rosario Murillo, confirmó que casi 63 mil desplazados se encuentran resguardados en 683 refugios en territorio nicaragüense y reconoció que el martes fue un día difícil y de múltiples desafíos tras evaluar de manera preliminar los daños provocados por ambos ciclones.

El doctor Ciro Ugarte indicó en la conferencia de la OPS que la organización ha enviado a Nicaragua kits de equipo de protección personal para atención de pacientes con Covid-19 y se han movilizado recursos que contribuyen a dar continuidad a los servicios esenciales de salud. Agregó que se ofreció al gobierno nicaragüense la cooperación técnica para dar respuesta en las zonas afectadas por los dos huracanes y actualmente estructuran un plan para proveer agua y saneamiento a las poblaciones afectadas.

En Honduras, cinco miembros de una familia, entre ellos dos adultos y tres niños, murieron sepultados por un alud de lodo y piedras que arrasó con su vivienda en la remota aldea Los Trapiches, cerca de la frontera con El Salvador y Guatemala, informaron autoridades locales. Otra muerte se registró en la comunidad del Negro, departamento de Yoro, y una más en el poblado de Bruss Laguna, en la costa caribeña, reportó la prensa hondureña.

Al menos cinco personas murieron, seis están desaparecidas y 209 viviendas resultaron afectadas, en su mayoría ubicadas en barrios marginales, por el desbordamiento de La Quebrada Tonchala, de la ciudad de Cúcuta, noreste de Colombia, en medio de una devastadora temporada de lluvias tras el paso de Iota, reportaron autoridades locales.

Situación de desastre en archipiélago colombiano

El presidente de Colombia, Iván Duque, declaró la situación de desastre por 12 meses en el archipiélago compuesto por las islas San Andrés, Providencia y Santa Catalina y sus cayos por las catastróficas consecuencias que dejó el lunes el paso Iota en esta región.

Lamentamos reportar que dos personas fallecieron y una se encuentra desaparecida, indicó Duque durante su visita de este martes a la isla de Providencia, donde 80 por ciento de las viviendas resultaron destruidas y el resto presenta daños parciales.

En Panamá, donde la tormenta no ha golpeado directamente, se han registrado fuertes lluvias y vientos, las autoridades ya reportaron la muerte de dos personas, un desaparecido y daños en cientos de viviendas. 

Últimas noticias