Argentina no firma documento de Grupo Lima que reconoce a Guaidó

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Buenos Aires. En una declaración enviada por la Cancillería argentina se informó que este país no suscribe la declaración del Grupo de Lima en el que expresa “su apoyo a un supuesto mandatario que Argentina no reconoce (Juan Guaidó) y que nunca tuvo el ejercicio efectivo del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, además no comparte las referencias sobre el supuesto vínculo de la crisis en ese país con la seguridad y estabilidad de la región y su impacto global”, al advertir su preocupación por el llamado que se hace a una intervención extra regional, que surge de la declaración del día de hoy del citado grupo.

El Grupo de Lima, integrado por 13 países del continente que no reconocen gobierno del presidente Nicolás Maduro, pidió a la Corte Penal Internacional que incluya en su “examen preliminar” sobre Venezuela las denuncias hechas por una misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que aseguró que el “régimen” bolivariano comete “crímenes de lesa humanidad”.

Venezuela calificó el mes pasado ese informe de “sesgado”; ningún integrante de esa misión viajó al país sudamericano dadas las restricciones derivadas de la pandemia y sus reportes se basaron en entrevistas hechas a distancia.

Argentina no envió representante a la reunión del Grupo de Lima, e hizo llegar su posición a los países miembros de ese mecanismo y manifestó que preocupa su llamado “a una convergencia con actores internacionales para una respuesta común hacia la ‘restauración de la democracia y el Estado de Derecho´.

Para el gobierno del presidente Alberto Fernández “este llamado a una intervención extra regional, que surge de modo casi abierto del comunicado del día de hoy, no se corresponde con la gravedad de los problemas ni con el tipo de desafíos que enfrenta Venezuela. Mucho menos puede admitirse una vía de acción que pueda generar un precedente de consecuencias impredecibles para América Latina y el Caribe”

En otro tema y respecto a Venezuela, Argentina comparte “con la comunidad internacional la profunda preocupación por la situación de violaciones a los derechos humanos y exhorta al gobierno venezolano a investigar, juzgar y castigar a los responsables, tal como lo viene haciendo la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos”. Y en este sentido reitera su apoyo “al valioso trabajo que viene realizando la Alta Comisionada, Michelle Bachelet dentro de Venezuela desde 2019, mediante el registro de testimonios y denuncias, y cuya actualización fue presentada este año en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Argentina confía en la efectividad de los mecanismos de protección desplegados en ese marco”.

También se refiere a la situación de país receptor “de un importante flujo de migrantes venezolanos", reafirmando su compromiso con una eficiente respuesta “a la crisis migratoria y humanitaria venezolana desde un enfoque de derechos humanos” recordando la posición argentina en este aspecto además de la confianza en la gran vocación democrática del pueblo venezolano.

Creemos que sólo por la vía electoral puede establecerse de manera pacífica y racional una ruta consensuada e inclusiva para resolver las diferencias políticas en Venezuela, respetando su Constitución”, señaló la cancillería y llamó a la comunidad internacional, ante la situación en Venezuela agravada por la pandemia del Covid-19 “y por las sanciones unilaterales y los bloqueos físicos y financieros que repercuten sobre los sectores más necesitados” por lo cual insiste en colaborar en la facilitación del diálogo y sostiene “los principios de no injerencia, y en la resolución política y democrática de la crisis venezolana”.

Además de su respuesta al Grupo de Lima, el gobierno argentino también parece intentar calmar la situación a nivel interno del oficialista Frente de Todos, y de la reacciones que provocó el voto argentino contra Venezuela en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, hace una semana, lo que llevó a un fuerte debate no conveniente ante el constante ataque de un sector duro de la alianza opositora Cambiemos, que cada día avanza más en las provocaciones abiertas para generar un conflicto.

Sin embargo el problema mayor a lo interno es que es precisamente el informe de Michelle Bachelet sobre Venezuela, lo que se rechaza incluso a nivel de organismos de derechos humanos considerando que no existen pruebas concretas en el informe que se realizó fuera de Venezuela y que parece trazado para conformar al gobierno de Estados Unidos que amenaza con una intervención militar a ese país acompañado por países latinoamericanos.


Últimas noticias