Armenia y Azerbaiyán escalan la guerra como nunca antes

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Moscú. Armenios y azeríes siguen matándose y lo seguirán haciendo hasta que uno de los dos países –al margen de la disputa territorial por el enclave de Nagorno-Karabaj que los enfrenta y que no tiene solución a menos que uno renuncie a reivindicar lo que considera justo–, consiga una ventaja significativa respecto a la línea de delimitación entre ambos, impuesta por los mediadores internacionales  para establecer un alto el fuego en 1994, treinta mil muertos después.

En esto coinciden quienes han seguido de cerca la controversia que enfrenta a Armenia y Azerbaiyán, que también señalan que pese a los numerosos tiroteos, escaramuzas y choques ocasionales que ha habido desde entonces –algunos de gran escala como los ocurridos en 2016– nunca antes había estallado un conflicto armado como el actual en el Cáucaso del sur.

Rusia –en calidad de copresidente del Grupo de Minsk que creó la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa para mediar entre armenios y azeríes en 1991–  exhortó este lunes una vez más a ambas partes a decretar un alto el fuego, como primer paso para sentarse a negociar sus diferencias.

 El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, comentó que Rusia –por medio de su canciller, Serguei Lavrov, en constante contacto con sus colegas armenio y azerí– trata de convencer a Armenia y Azerbaiyán de la necesidad de mostrar las máxima moderación y de renunciar al uso de la fuerza, así como de emprender pasos que puedan agravar la situación, que ya de por sí tiene a estos países al borde de la guerra.

Según Arkadi Dubnov y otros expertos rusos, el Kremlin no puede hacer más. En vista de que el enclave montañoso de Nagorno-Karabaj no es reconocido internacionalmente como parte de Armenia, no puede invocar los tratados de asistencia mutua en caso de agresión y, por el otro, no está en condiciones de obviar ese requisito formal y de involucrarse sin más en un nuevo y desgastante frente de guerra, teniendo como rival a un país al que le vende armas y además cuenta con la protección de Turquía, miembro de la alianza noratlántica.

El presidente turco Recep Tayyic Erdogan, principal aliado del mandatario de Azerbaiyán, Ilhan Aliyev, echó más leña al fuego este lunes al volver a exigir que Armenia “abandone el territorio ocupado de Nagorno-Karabaj”, condición para restablecer la paz y la tranquilidad” en la región, dijo.

Yereván denunció que Ankara está prestando a Bakú ayuda en armamento moderno, aviones F-16 incluidos, y hasta envió a la zona de combates un contingente de cuatro mil mercenarios que estaban en Siria, grave acusación que los azeríes reviran acusando a los armenios de ser los que ”importaron” soldados a sueldo del país árabe.

En medio de la habitual confusión que generan sus partes de guerra, cabe esperar que  armenios y azeríes seguirán reportando –como han hecho desde el domingo anterior– las exitosas bajas causadas al enemigo, sin que haya ninguna posibilidad de corroborar la veracidad de las cifras.

Azerbaiyán dice que la ofensiva de su ejército dejó en las últimas 24 horas un saldo de 550 militares entre muertos y heridos, mientras Armenia lo desmiente y revira que su ejército infligió 200 bajas mortales al enemigo.

La población civil de ambos lados es quien, distante de estrategias de propaganda de sus gobiernos, paga en vidas el precio de sufrir las consecuencias de ser considerada como inevitable “daño colateral” por los bombardeos indiscriminados en esta disputa por el enclave de Nagorno-Karabaj.

 

Violentos combates entre fuerzas armenias y azerbaiyanas causaron varias muertes, incluso de civiles, luego de un recrudecimiento del conflicto de décadas por el control de la región disputada de Nagorno-Karabaj. Vía Graphic News

Últimas noticias