Reelección de Trump podría tener consecuencias muy serias: Chomsky

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Buenos Aires. Después de tres días de trabajo terminó hoy la Cumbre de la Internacional Progresista (IP) que se realizó por vía virtual, para debatir sobre la crisis que sacude al mundo, las consecuencias del colapso del capitalismo, y abrir caminos para encontrar una alternativa “progresista, internacionalista tanto a la globalización como al nacionalismo", así como dar los pasos necesarios para “lanzar plenamente la organización”, que reúne a importantes intelectuales, diplomáticos, políticos, juristas de varios países y otros.

La idea de la cumbre surgió en mayo pasado tratando formar un frente común tendiente a la unidad, la organización y movilización de las fuerzas progresistas para enfrentar y detener el avance de las derechas en el mundo.

En la inauguración participaron el lingüista estadunidense Noam Chosmky, la escritora Naomi Klein y el ex ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis. Conferencias, discursos y debates giraron en torno al eje de analizar propuestas y organizar un plan de actividades para el próximo año, frente al capitalismo que “está arruinando las perspectivas de la humanidad”.

Según coincidieron varios expositores “el colapso del capitalismo tendrá consecuencias tanto económicos como medioambientales”, definiendo Varoufakis que “este es el momento de demostrar que sí, hay una alternativa”.

Chomsky, una de las voces más esperadas marcó de alguna manera el eje de la cumbre cuando advirtió que “el destino de la existencia de la humanidad depende de la lucha entre la internacional progresista y la reaccionaria”, y llamó al progresismo en todo el mundo a “dar esa pelea” en un momento muy difícil en que se combina “la amenaza de una guerra nuclear, la catástrofe ecológica, la pandemia y la destrucción de la democracia, pero también destacó que es un momento lleno de esperanzas, un momento notable, único, importante", y se refirió a la "confluencia de distintas crisis muy fuertes" y sin fronteras: "catástrofes ambientales, amenaza de una guerra nuclear, la pandemia, destrucción de la democracia", advirtiendo sobre un "riesgo inminente" de guerra civil en Estados Unidos.

“Internacionalismo o extinción” fue el título de su conferencia magistral, donde destacó el papel crucial de la Internacional Progresista para determinar el curso que va a seguir la historia, destacando que la “vida humana está en peligro directo y los grandes poderes imperialistas del momento están enfrentándose. El poder británico se está saliendo de Europa, volviéndose más un satélite de Estados Unidos estableciendo que “para la significación del futuro es importante ver qué pasa en la hegemonía global, disminuida por los delirios de (Donald) Trump, pero con el poder y las ventajas militares de Estados Unidos".

Advirtió que "una posible reelección de Trump sería una crisis final, terminal, que puede tener consecuencias muy serias. Hace 75 años vivimos debajo de este reloj que hace tic-tac", dijo Chomsky quien partió desde el lanzamiento de la bomba atómica cuando se pensó que la inteligencia humana había llegado al punto de "tener la capacidad de destrucción total de su especie" y aún no se sabía que "iba a destruir el medio ambiente de esta manera, que ahora nos acerca a un punto final".

Cada año de Trump en el poder “también significa estar más cerca de la medianoche”, dijo Chomsky, quien describió que existen tres amenazas a las que se suma la pandemia: la de “una guerra nuclear, la catástrofe ecológica, la destrucción de la democracia” un tema que parece “fuera de lugar” pero que es “ese desmoronamiento el que permite las otras dos amenazas de exterminación.(…) Estas tres amenazas han ido en aumento gracias a las políticas de Trump” y describió todo lo que han desmoronado y destruido las políticas del presidente estadunidense.

"Son dos las internacionales que dividen al mundo: una es de los Estados. La otra, de los movimientos populares. Cada una es una representación de la fuerzas sociales en juego. Son una imagen de los mundos que podrían emerger después de la pandemia delineando todo lo que cada una de estas internacionales representa para el futuro”, expuso.

En la mesa sobre América Latina participaron los candidatos presidenciales Gustavo Petro (Colombia), Luis Arce (Bolivia) y Andrés Arauz (Ecuador) y la diplomática argentina Alicia Castro, quien propuso que la próxima cumbre (si puede ser presencial) se realice en Ushuaia, la capital de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

Ex presidentes latinoamericanos encabezados por Cristina Fernández de Kirchner, Luiz Inacio Lula da Silva (Brasil), Jose Mujica, (Uruguay), Ernesto Samper (Colombia), Evo Morales (Bolivia) y Fernando Lugo (Paraguay) pidieron a través de una nota al gobierno de Ecuador que "termine con las proscripciones" de candidatos para las elecciones que se celebrarán en ese país en febrero de 2020 .

"Expresamos nuestra honda preocupación por las decisiones adoptadas por las autoridades electorales ecuatorianas con el objetivo de proscribir a la agrupación política denominada Revolución Ciudadana, en la que participa el ex presidente Rafael Correa, junto a destacados dirigentes políticos ecuatorianos", señala en la nota que firman también entre otros el presidente del Parlasur, Oscar Laborde y acompañan los ex cancilleres Jorge Taiana, Celso Amorín , David Choquehuanca y José Miguel Insulza instando al gobierno de Lenín Moreno a "respetar las normas nacionales e internacionales que aseguren la vigencia de la democracia efectiva en Ecuador.

Últimas noticias