Trump y Biden intercambian acusaciones sobre incendios y pandemia

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La batalla electoral presidencial a 50 días de los comicios fue marcada por un intercambio de acusaciones por incendios, pandemia y hasta “complots” de la izquierda y la derecha, mientras que no pasa día en que no se abordan los escenarios de una elección que culmina en una crisis constitucional y hasta violencia armada en las calles.

El candidato presidencial demócrata Joe Biden criticó a Donald Trump de ser un “incendiario climático” quien, si es reelecto, dejará en llamas a Estados Unidos al abordar el tema de los incendios sin precedente en el noroeste del país cuya intensidad y dimensión son resultado de cambio climático, según expertos científicos.

Por su parte, el presidente Trump viajó a California -después de casi ignorar el tema de los incendios durante las últimas semanas- donde reiteró su crítica de que los incendios son resultado del mal manejo del suelo forestal, y se rehusó a abordar el tema del cambio climático. Después de que afirmó que las temperaturas bajarán por sí solas -de la misma manera que había declarado que el Covid desaparecería por sí solo hace meses- un funcionarios estatal le señaló que el consenso científico apuntaba hacia lo opuesto. El presidente le respondió: “no creo que la ciencia sepa”.

Biden y los demócratas están buscando poner al centro del debate los temas del manejo de la pandemia y el cambio climático. Y Trump ha buscado desviar la atención de esos asuntos al poner su lema central de “ley y orden” y la amenaza de la “izquierda radical” para atemorizar a votantes y consolidar sus bases. “Ninguna ciudad, pueblo o suburbio estará seguro” si ganan los demócratas, repite.

Esta semana marcan seis meses desde que Trump fue obligado a declarar una emergencia nacional por la pandemia, y Estados Unidos continúa en primer lugar a nivel mundial por el número de contagios y de muertes (más de 194 mil hasta ahora por el Covid-19. Aunque solo representa el 5 por ciento de la población mundial, tiene un 20 por ciento de los fallecidos por la pandemia. El total de más de 190 mil muertos es equivalente a 65 atentados del 11-S, señala Axios.

Mientras tanto el presidente fue criticado por haber violado los reglamentos estatales y las recomendaciones de expertos de salud pública al realizar un mitin de campaña en Nevada el fin de semana en un espacio cerrado sin medidas sanitarias. Al responder a preguntas al respecto, Trump insistió hoy en que “yo estoy en un escenario, y está a mucha distancia. Por ello no estoy nada preocupado”, lo cual dejó asombrados a muchos ya que no abordó el peligro que eso representaba para los miles de sus seguidores ahí.

Al mismo tiempo, uno de sus altos funcionarios en el Departamento de Salud acusó a científicos del Centro de Control de Enfermedades de “sedición” y que oficiales de esa agencia estaban formando una “unidad de resistencia” para minar al presidente. El secretario asistente de Salud, Michael Caputo, agregó en una conversación en vivo por su pagina de Facebook, que él podría ser asesinado y que agrupaciones de izquierda se estaban preparando para el conflicto armado después de la elección presidencial, declarando que cuando Trump insista en ser elegido para un segundo periodo, “los tiroteos comenzarán…. si portan armas, compren municiones, damas y caballeros, porque va ser difícil conseguirlas”.

Todo esto continúa nutriendo especulación casi diaria en este país sobre si la elección el 3 de noviembre detonará una crisis constitucional en un país con un sistema electoral que no garantiza un resultado completo ni transparente.

Por ahora, los sondeos mantienen a Biden con una ventaja tanto nacional como en varios estados claves, pero aún se pronostica que la contienda será definida por el voto de unos pocos estados donde hay un margen de diferencia cerrado, lo cual se presta a una magna disputa política.

Cada día hay expertos, historiadores, políticos y abogados especulando sobre varios escenarios, desde problemas técnicos severos a medidas de supresión y hasta represión del voto, intervención extranjera en el proceso y un presidente que ya ha declarado que la elecciones era fraudulenta y que rehúsa decir que respetará el resultado si no le es favorable.

“¿Qué ocurre si Trump pierde pero rehúsa conceder? Un resultado disputado y el riesgo de disturbios civiles presenta un dilema para el Congreso, los tribunales y los militares”, es la cabeza de un reportaje en el Financial Times este lunes.

El domingo, el New York Times publicó un artículo de opinión bajo el título de “Son las 20 horas el día de las elecciones. Expertos compartan sus escenarios de pesadilla”. La semana pasada, The Nation publicó un artículo titulado “¿Trump está planeando un golpe de Estado?”

Esto se repite sin cesar, y no hay conversación sobre las elecciones donde no esté presente la posibilidad de una grave crisis no sólo electoral y constitucional sino hasta de violencia armada en las calles. Eso es nuevo.

Últimas noticias