Cunden disturbios en Beirut; renuncian dos ministros

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Beirut. La policía libanesa disparó ayer gas lacrimógeno para dispersar a manifestantes que arrojaban piedras y bloqueaban un camino cerca del Parlamento, en el segundo día de protestas antigubernamentales tras las devastadoras explosiones de la semana pasada.

Un incendio se desató en un acceso a la Plaza del Parlamento cuando los manifestantes intentaron irrumpir en un área acordonada. También entraron por la fuerza en las oficinas de los ministerios de Vivienda y Transporte.

Beirut, Líbano. 8 de septiembre de 2020. Miles de libaneses salieron a las calles a manifestarse para pedir cuentas a la clase política, a quien responsabilizan de la explosión que devastó una parte de Beirut con un saldo de más de 150 muertos, 6 mil heridos y unas 20 personas aún desaparecidas. A lo largo de la semana renunciaron varios diputados y fueron arrestados unos veinte funcionarios del puerto y de las aduanas, entre ellos el director general de aduanas Badri Daher y el presidente del consejo de administración del puerto Hassan Koraytem. El presidente Michel Aoun es criticado debido a que se opone a una investigación internacional. Hasta el momento las circunstancias de la explosión no han sido esclarecidas, sólo se sabe que habría sido provocada por un incendio que afectó un enorme depósito de nitrato de amonio.

 

Los ministros de Información, Manal Abdel Samad, y de Medio Ambiente y Desarrollo Administrativo, Damianos Kattar, renunciaron ante las repercusiones políticas de la tragedia, tras meses de crisis económica, al señalar que el gobierno fracasó en sus planes de reforma.

El estallido de más de 2 mil toneladas de nitrato de amonio el martes pasado mató a 158 personas, dejó más de 6 mil heridos y a unos 300 mil sin casa.

Policías antidisturbios se enfrentaron a manifestantes cuando miles convergieron en la Plaza del Parlamento, cerca de la Plaza de los Mártires, donde se instalaron carpas para distribuir pan, agua y comida caliente.

Los manifestantes respondieron a los disparos de gas lacrimógeno con el grito: ¡Revolución, revolución! Algunos trataron de escalar las imponentes barricadas de la policía para proteger la calle que lleva al Parlamento.

Beirut, 06 de agosto de 2020. Trabajadores de rescate libaneses continuaban ayer la búsqueda desesperada de sobrevivientes entre los escombros de edificios tras las dos poderosas explosiones que antier provocaron una devastadora ola expansiva en todo Beirut, con saldo de al menos 135 muertos, más de 5 mil heridos, y unas 300 mil personas sin hogar.

 

El principal clérigo maronita cristiano del país, Bechara Boutros al Rai, dijo que el gabinete debería renunciar, ya que no puede cambiar la forma en que gobierna.

La ayuda internacional sigue llegando. Francia creó un puente aéreo y marítimo para llevar más de 18 toneladas de ayuda médica y cerca de 700 toneladas de alimentos.

La ayuda de urgencia recolectada ayer por medio de una videoconferencia organizada por Francia y la Organización de Naciones Unidas para Líbano se eleva a poco más de 250 millones de euros.

El monto total de la ayuda de urgencia comprometida o movilizable a corto plazo es de 252 millones 700 mil euros, de los cuales 30 millones son de Francia, precisó el Palacio del Elíseo.

Beirut, Líbano. 4 de agosto de 2020. Dos explosiones sacudieron Beirut, la capital libanesa, hiriendo a miles de personas y causando daños generalizados. Los siniestros sacudieron varias partes de la ciudad. Al menos 135 personas murieron y otras cinco mil resultaron heridas, mientras otras 250 mil perdieron sus hogares, según un nuevo balance proporcionado por un responsable del ministerio de Salud. Residentes reportaron ventanas rotas y la caída de techos falsos, incluso a kilómetros de distancia. En el centro de la capital se observaron personas heridas en el suelo y la destrucción generalizada de edificios. La prensa local informó que la explosión principal fue en el puerto, dentro de un área donde se almacenaban dos mil 750 toneladas de nitrato de amonio.

 

El presidente libanés, Michel Aoun, descartó el viernes una investigación internacional, en oposición a una solicitud planteada por su homólogo francés, Emmanuel Macron, quien el jueves visitó Beirut.

Hay que actuar rápido, exhortó Macron en la videoconferencia de países donantes antes de pasar la palabra a su homólogo estadunidense, Donald Trump, quien se pronunció por una investigación internacional, y a los jefes de gobierno Giuseppe Conte, de Italia, y Pedro Sánchez, de España, así como responsables de las grandes organizaciones internacionales (FMI, Banco Mundial, Cruz Roja, etcétera).

La Organización de Naciones Unidas estimó que sólo el costo de las necesidades sanitarias asciende a 85 millones de dólares.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia calculó además que unos 100 mil niños pueden haberse visto afectados por la situación en que se encuentran sus viviendas, derruidas o semiderruidas, tras las explosiones, y muchos de ellos están entre las víctimas mortales y heridos a causa de este suceso.

 

Últimas noticias