Jóvenes migrantes viven incertidumbre si finaliza DACA

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Mientras Donald Trump sea presidente de Estados Unidos, las organizaciones de jóvenes migrantes mexicanos sin documentos en ese país no ven ninguna posibilidad de una reforma migratoria que les de la certidumbre de que no serán deportados en cualquier momento.

En una encuentro virtual organizado este viernes por la Universidad de California, la mexicana Dulce García, una de las seis “soñadoras” que demandaron a la Casa Blanca por poner fin a el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) el 5 de septiembre de 2017, y a quienes el Tribunal Supremo de Justicia dio la razón al estar de acuerdo con que la forma en que el gobierno eliminó el programa es “ilegal”, dijo que “este presidente ha causado mucho dolor a nuestra comunidad”.

La abogada y directora de la organización “Border Angels” expuso que con la presidencia del magnate neoyorkino se ha incrementado el pánico de los migrantes sin documentos en Estados Unidos. “Es un miedo constante de ser arrestados y los últimos años ha habido mucha ansiedad ante la posibilidad de que se termine DACA”.

Hay, siguió, muchos estudiantes de preparatoria y universidad que quieren planear su futuro, pero que tienen sobre de ellos la posibilidad de ser deportados.

Agregó que hasta ahora la única negociación que las autoridades les ha ofrecido a los alrededor de 800 mil beneficiarios de DACA es que se mantenga la protección para ellos, pero que se deporte a sus padres y familiares. “Esto no lo aceptaremos”, aseguró.

Julian Escutia, director general de Protección a Mexicanos en el Exterior, señaló que más de medio millón de mexicanos son beneficiarios de DACA y que su protección es una prioridad para la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

Dijo que el gobierno mexicano han invertido más de 2 millones de dólares en apoyar a los jóvenes DACA para que puedan gestionar sus solicitudes de permanencia e ingreso al programa y que hay 300 abogados contratados por el país para brindar ayuda a los “soñadores” y sus familias. Tras hacer un reconocimiento a los jóvenes por su “valentía y empuje”, les solicitó acercarse a los 50 consulados de México en Estados Unidos para que obtengan apoyo.

La investigadora Carolina Valdivia, doctora en Sociología por la Universidad de Harvard, dijo que la posibilidad de que este programa sea cancelado en esta administración o en el futuro, pone en riesgo no sólo a sus beneficiarios, sino a sus familias, pues los jóvenes con DACA cuentan con un número de seguridad social y un permiso para trabajar, lo que les permite buscar recursos para ayudar a sus familias.

Julia Preston, ex corresponsal en México y de migración del New York Times y ganadora del premio Pulitzer, señaló que con el fallo de la Suprema Corte de Estados Unidos “es muy poco probable que las personas que tienen el DACA ahora pierdan la protección antes de las elecciones de este año”. Pero, dijo, que hay un grupo de alrededor de 66 mil hijos de inmigrantes sin documentos, en su mayoría mexicanos, que no han podido entrar al DACA, pues desde 2017 el programa no acepta nuevos solicitantes. Su futuro está en la incertidumbre.

 

Últimas noticias