España: pánico y caos por el coronavirus

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Madrid. Unos minutos antes de que la Organización Mundial de la Salud declaró al Covid-19 como una “pandemia”, el gobierno español, por medio del vocero de la crisis, el epidemiólogo Fernando Simón, confesó que las previsiones que tienen ante la evolución imparable de los contagios es que la crisis podría durar hasta cinco meses.

Las próximas semanas serán las más críticas, tanto por el auge de la propagación de la enfermedad como por la situación ya alarmante de los hospitales, sobre todo en las zonas de focos de contagio, que ya se están quedando sin personal sanitario suficiente, sin camas disponibles en las zonas de atención para enfermedades crónicas y sin material sanitario para evitar contagios. En las calles, cada vez más vacías, continúa el desaliento al ver como Madrid, Vitoria o Logroño -las tres más afectadas- se están convirtiendo en algo parecido a una ciudad fantasma, advirtió.

Como si fuera un parte de guerra, dos veces al día comparece ante los medios de comunicación el responsable científico de explicar la crisis por parte del ministerio de Sanidad, Fernando Simón, quien además de actualizar los datos estadísticos también intenta explicar la dimensión de lo que ya es una tragedia humana y económica en España.

El último informe sumó dos mil 197 personas que dieron positivo, de las cuales 54 han fallecido. Las víctimas mortales del virus eran mayores de 60 años y la mayoría con alguna enfermedad anterior, sobre todo con problemas cardiacos o respiratorios.

Madrid es la región donde se está contagiando el virus con más virulencia, tanto en el numero de casos como en la rapidez de su propagación en todos los rincones de la comunidad. De hecho más de la mitad de los dos mil 200 infectados residen en la capital española.

Por eso, esta ciudad, y los pueblos que forman parte de la Comunidad Autónoma es donde se han adoptado las medidas más restrictivas, como el cierre total de los centros educativos -desde jardines de niños hasta universidades-, además de cerrar todos los centros deportivos públicos, los museos, la mayoría de los teatros y espacios de cultura de carácter público, los centros de ocio para adultos mayores y la cancelación total de todos los torneos deportivos, desde las categorías infantiles hasta las profesionales. Además sigue vigente la recomendación general a toda la ciudadanía española a no viajar en los próximos 15 días, ni al interior ni al exterior del país.

El epidemiólogo Simón reconoció ante la insistencia de los periodistas que la crisis ya es una situación “grave” y que “en el peor de los casos, podrían ser entre cuatro o cinco meses de emergencia. Y en el mejor, dos meses”, un extremo, éste último, que ya prácticamente nadie contempla. Más bien al contrario, desde la presidencia del gobierno, presidido por el socialista Pedro Sánchez, hasta los expertos y líderes políticos de otros partidos auguran unas semanas, meses, de extrema dificultad tanto en la vida cotidiana como en los estragos económicos que provocará la pandemia en el tejido económico español.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que la crisis del Covid-19 atacará sobre todo en los dos sectores clave de la economía española: el consumo, sobre todo en el sector servicios, y el turismo. Lo que podría provocar un desastre económico sólo comparable a la crisis que sufrió España en el año 2008 y de la que se empezaba a recuperar el país.

El vocero del ministerio de Sanidad insistió en que la epidemia será “estacional”, con lo que su fecha de caducidad será entre la primavera y el verano. Es decir, entre abril y agosto. Pero que para darla por concluida se tienen que pasar dos periodos de incubación, es decir, alrededor de un mes, que está incluido en esos “de dos a cinco meses” que pronostica el experto.

Simón también reconoció que uno de los problemas más urgentes de la crisis es la situación que se están viviendo en algunos hospitales, tanto de Madrid como del País Vasco y La Rioja, donde además de empezar a quedarse sin material clínico básica para la prevención del contagio también se está sufriendo una baja masiva de personal, la mayoría de ellos porque han sido alcanzados por el virus. En teoría esta carencia de objetos básicos se paliará cuando el Ejecutivo español apruebe el anunciado hace ya más dos semanas “plan de choque”, que sigue sin aprobarse por el gobierno y que se prevé que se haga en un consejo de ministros extraordinario de este jueves o viernes.

En cualquier caso, desde el ministerio de Sanidad se reconoció que es probable que se “aprueben medidas adicionales”, con lo que nos aproximaríamos a la situación de excepcionalidad que se vive en Italia desde hace semanas, en la que cabe desde la restricción del transporte público y de la libre circulación de las personas, entre otras. fin de la nota




Últimas noticias