Siete personas que estuvieron en Italia vuelven con coronavirus a China

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Pekín. Los nuevos casos de coronavirus disminuyen en China, pero aumentan en el resto del mundo que, según la OMS, se encuentra en "territorio desconocido" con un alto riesgo de contagio en la Unión Europea y Estados Unidos, hasta hace poco preservado de la epidemia.

Desde hace varios días, la epidemia parece debilitarse en China, donde las medidas draconianas de cuarentena afectan a más de 50 millones de personas desde finales de enero.

Pero la provincia de Zhejiang (este) anunció que siete chinos que regresaron de Italia son portadores del virus, lo que ha disparado todas las alarmas, confirmando el temor a que ahora la epidemia pueda importarse.

"Estamos en territorio desconocido", declaró en la noche del lunes Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Nunca antes hemos visto un patógeno respiratorio capaz de transmisión comunitaria, pero que también se pueda contener con medidas correctas", agregó en declaraciones en Ginebra.

La "transmisión comunitaria" designa la multiplicación de focos del virus sin vínculo epidemiolótico claro con la cuna de la enfermedad, en este caso la provincia china de Hubei.

Tedros Adhanom Ghebreyesus señaló que en las últimas 24 horas precedentes, las contaminaciones en China fueron nueve veces inferiores a las del resto del mundo.

En China, las autoridades identificaron el martes 125 nuevos casos de contagio. Es la cifra diaria más baja desde el 21 de enero, incluso antes de la puesta en cuarentena de la ciudad de Wuhan (centro), foco de la epidemia.

Según las autoridades chinas, la enfermedad Covid-19 ha causado otros 31 muertos, todos ellos en la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan. El número de fallecidos asciende a 2.943 en todo el país.

La epidemia superó el lunes los 3 mil muertos en todo el mundo y se acelera fuera de China.

En Corea del Sur, el segundo país más afectado después de China, el número total de infecciones rondaba el martes los 5 mil, mientras que las autoridades anunciaron 477 nuevos casos y otros dos muertos, lo que eleva el total a 28.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, declaró el martes la "guerra" al coronavirus y colocó a las agencias gubernamentales en alerta permanente.

Arabia Saudita, el único país del Golfo que no había informado de casos en su territorio, dio cuenta el lunes del primer contagio por coronavirus, una persona de regreso de Irán, el país con el mayor número de muertes relacionadas con la enfermedad después de China (66 fallecidos).

La Unión Europea subió su evaluación del riesgo de "moderado a alto", con 2 mil 100 casos confirmados en 18 países miembros.

Los ministros de Salud de la UE celebrarán una reunión extraordinaria el viernes en Bruselas.

Italia, el país más afectado de Europa, superó los 50 muertos el lunes. Queda dividido en tres áreas. La "zona roja", puesta en cuarentena, abarca 11 municipios del norte y más de 50 mil habitantes.

¿Una vacuna? 

En Francia, donde se cancelaron eventos y el museo del Louvre permanece cerrado, murió una tercera persona por la enfermedad.

En Estados Unidos se registraron otros cuatro muertos el lunes, lo que eleva a seis el total. Hay más de 90 pacientes confirmados, la mitad de ellos repatriados desde el extranjero.

Varios pacientes diagnosticados en los últimos días no tenían un vínculo conocido con un brote de la epidemia, lo que sugiere que la enfermedad está comenzando a propagarse en territorio estadounidense.

La nota optimista la aportó el vicepresidente Mike Pence, anunciando que un tratamiento podría estar disponible "para el verano o el comienzo del otoño". Los primeros ensayos clínicos para una vacuna podrían llevarse a cabo "dentro de las próximas seis semanas", dijo.

Amenaza para la economía 

Los bancos centrales y los ministros de Finanzas del G7 tienen previsto hablar por teléfono el martes para coordinar la respuesta al nuevo coronavirus.

El crecimiento mundial, ya debilitado por la guerra comercial entre China y Estados Unidos, sufre de lleno la desaceleración de la economía china y el impacto del coronavirus.

La semana pasada, la Bolsa de Nueva York registró sus peores resultados desde la crisis financiera de 2008. Pero el lunes Wall Street experimentó un repunte espectacular, debido a que los inversores esperan que las autoridades monetarias de los grandes países aporten una respuesta coordinada para paliar el impacto económico del nuevo coronavirus.

Las principales bolsas asiáticas abrieron el martes en verde.

Sin embargo, el banco central australiano bajó las tasas de interés a un nivel históricamente bajo para amortiguar el golpe económico de la epidemia.

La compañía Nike anunció el lunes que cierra hasta el miércoles su sede europea, situada cerca de Amsterdam, después de que se detectara un caso de Covid-19 en un trabajador. Cuenta con unos 2 mil empleados de 80 países.

Últimas noticias