Puigdemont logra llegar a la Eurocámara como diputado

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Estrasburgo. El líder independentista catalán Carles Puigdemont consiguió este lunes su objetivo de entrar en la Eurocámara como diputado, un logro motivado por una decisión de la justicia europea que podría desaparecer si los eurodiputados le retiran la inmunidad como reclama un tribunal español.

Casi ocho meses después de su elección, Puigdemont y su ex consejero Toni Comín, cuyas extradiciones reclama España por el intento de secesión de 2017, lograron su objetivo, pero no así su ex número dos, Oriol Junqueras, condenado por esos hechos y en prisión en su país.

"Hay un Estado miembro de la Unión Europea, España, que no respeta (...) las reglas del estado de derecho europeo", aseguró el ex presidente catalán tras entrar en la sede de la Eurocámara en Estrasburgo (noreste de Francia), arropado por el gobierno catalán.

Una sentencia en diciembre del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) les abrió a los tres las puertas de la Eurocámara, que la justicia española cerró días después para Junqueras por estar condenado a 13 años de prisión e inhabilitado por sedición.

El jefe de la Eurocámara, David Sassoli, siguió la opinión del Tribunal Supremo español y reconoció este lunes a Puigdemont y Comín como eurodiputados, pero no así al otro líder independentista, provocando la protesta de los ultraderechistas españoles.

El jefe de filas de VOX en la Eurocámara, Jorge Buxadé, expresó a gritos su intención de intervenir en el pleno, un intento que Sassoli cortó de raíz. "¡Siéntese señoría. Tranquilo!", lo urgió el presidente, socialista italiano.

En el exterior, antes del inicio del pleno, unos centenares de partidarios de la independencia catalana desafiaban el frío invernal de la capital alsaciana para apoyar a sus líderes, pero lejos de las 10 mil personas que ya se manifestaron en julio (verano boreal).

"Nos gustaría que la justicia europea hiciera cumplir mucho más la ley a España. Oriol Junqueras debería estar aquí", dijo a la AFP Joan Antoja, de 72 años y procedente de Campins, al noreste de Barcelona, quien también participó en la anterior protesta.

Entonces, Puigdemont, que aún no contaba con la inmunidad como eurodiputado, permaneció en la ciudad alemana de Kehl, a pocos kilómetros de Estrasburgo, ante el temor de ser extraditado por Francia a España, algo que dice ya no temer.

"Tenemos inmunidad y no sólo en Francia. También tenemos la inmunidad en España y si España no respeta esta inmunidad, esto querrá decir de nuevo que Europa comienza en los Pirineos", aseguró en referencia a la orden de detención vigente en España.

El interrogante es hasta cuándo tendrán la inmunidad. El Tribunal Supremo español, a cargo de juzgar el intento de secesión de 2017, envió un suplicatorio a la Eurocámara que la institución "estudia" ahora, dijo su portavoz, Jaume Duch, en rueda de prensa.

Si al término del proceso, que suele tomar semanas e incluso meses, una mayoría de la Eurocámara decide levantarla, la justicia belga podría continuar con el examen de las solicitudes de extradición cursadas contra Puigdemont y Comín por España.

A diferencia de Junqueras, Puigdemont y Comín no fueron juzgados porque decidieron marcharse a Bélgica a finales de octubre de 2017 para esquivar la acción de la justicia española, pero enfrentan en Bélgica una solicitud de extradición.

"No damos nada por perdido", aseguró Puigdemont sobre el suplicatorio, sugiriendo el rechazo del mismo por los socialistas españoles tras el compromiso del flamante presidente del gobierno Pedro Sánchez de "desjudicializar la política".

El intento de secesión de Cataluña en 2017 profundizó la crisis política, que el flamante gobierno de coalición en Madrid liderado por el socialista Pedro Sánchez busca desactivar mediante una controvertida "mesa de diálogo" con el gobierno regional.


Últimas noticias