Fuertes vientos atizan los incendios en Australia

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 11 de enero de 2020. Sídney. Miles de australianos salieron ayer a las calles para protestar contra la falta de acción del gobierno ante el cambio climático, tras meses de incendios forestales que han consumido miles de hectáreas de bosque y dejado al menos 27 muertos.

Fuertes vientos hicieron que dos enormes incendios en el sudeste del país se juntaran en uno sólo, formando un área en llamas cuya superficie supera cuatro veces la de Nueva York.

La indignación se extendió a Reino Unido, donde decenas de personas se reunieron en la avenida The Strand, en el centro de Londres, para criticar al primer ministro australiano, Scott Morrison, a quien un letrero se refería como un zopenco fósil.

Más de 100 personas gritaban lemas afuera de la representación de Australia con pancartas que leían Dejen de matar a nuestro planeta (por favor).

Australia, enero de 2020.Los incendios forestales en Australia han acabado con la vida y dejado sin hogar a la fauna local. El profesor Chris Dickman de la Universidad de Sídney estima la muerte de 480 millones de animales en los 8 millones de hectáreas de vegetación arrasadada por el fuego. Murciélagos, canguros, pájaros koalas y otros tipos de marsupiales han sido los más afectados. La especie que corre más peligro son los koalas, ya que la mayoría de las comunidades se encuentran en Nueva Gales del Sur, Victoria y la isla Canguro, regiones críticas; en isla Canguro se encuentra un grupo importante de koalas sanos que no sufren clamidia, un elemento clave para asegurar el futuro de la especie. Desde otros países han aportado dinero y voluntarios han viajado para cuidar a los animales heridos, que no pueden ser trasladados a otras regiones ni países, o incluso tejer prendas para brindar alivio a las quemaduras.

 

La crisis de los incendios forestales aumentó la presión sobre el gobierno conservador de Morrison para que adopte más medidas en la lucha contra el cambio climático, luego de que Australia mermó su compromiso con el Acuerdo de París de Naciones Unidas el año pasado.

Mientras, un cuarto de millón de personas fueron obligadas a evacuar sus hogares debido a las altas temperaturas. Las principales carreteras de Sídney fueron bloqueadas por manifestantes que gritaban ScoMo se tiene que ir, refiriéndose a Morrison, mientras uno sostenía un letrero que decía Sálvennos del infierno.

Hubo protestas similares en la capital Canberra y Melbourne, donde la calidad del aire se volvió tan nociva este mes que ambas ciudades fueron incluidas en la lista de los lugares con el aire más contaminado de la tierra.

Últimas noticias