Esta será la década más calurosa desde que existen registros: ONU

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Miércoles 4 de diciembre de 2019. Madrid. La década actual (2010-2019) está destinada a ser la más cálida jamás registrada, advirtió ayer la Organización de Naciones Unidas en un informe anual, en el cual constata cómo las consecuencias del cambio climático siguen acelerándose.

En el segundo día de actividades de la cumbre del clima que se celebra en esta capital, se presentó un informe realizado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) que confirmó lo que todos temían y que supone la constatación de la situación dramática que se vive en numerosos puntos del planeta.

El documento, llamado Estado del Clima Mundial 2019, hace un análisis exhaustivo de las temperaturas de la última década y lo compara con los informes que se tienen hasta ahora, que se remontan a 1850.

Petteri Taalas, secretario general de la OMM, afirmó en rueda de prensa que si no adoptamos medidas urgentes para combatir el cambio climático ahora, todo apunta a un aumento de la temperatura de más de 3 grados centígrados de aquí a finales de siglo, y sus consecuencias para el bienestar de la humanidad serán todavía más perjudiciales.

Los efectos del cambio climático se manifiestan a diario en forma de fenómenos meteorológicos extremos y anómalos. Y una vez más, en 2019, los riesgos relacionados con el tiempo y el clima tuvieron consecuencias catastróficas. Las olas de calor y las inundaciones que solían ocurrir una vez cada 100 años son cada vez más frecuentes. Los efectos de ciclones tropicales de intensidad devastadora se sintieron desde Bahamas hasta Japón, pasando por Mozambique, y los incendios forestales arrasaron grandes zonas del Ártico y Australia”.

El informe explica que una de las principales consecuencias del cambio climático es que la configuración de las precipitaciones es más irregular, con lo que se pone en peligro el rendimiento de las cosechas, y si además se tiene en cuenta el crecimiento demográfico, en el futuro los países vulnerables deberán enfrentar considerables desafíos para garantizar su seguridad alimentaria.

Indica que en 2018 la cantidad de personas vulnerables de más 65 años expuestas a olas de calor aumentó en 220 millones con respecto de la media del periodo de referencia comprendido entre 1986 y 2005.

La variabilidad del clima y los fenómenos meteorológicos extremos son algunos de los principales factores que explican el reciente aumento del hambre en el mundo y una de las causas principales de crisis graves. Tras una década de reducción constante, el hambre experimenta un repunte, dado que en 2018 la padecieron más de 820 millones de personas.

En 26 de los 33 países afectados por crisis alimentarias en 2018, la variabilidad del clima y los fenómenos meteorológicos extremos fueron –junto con las perturbaciones económicas y las situaciones de conflicto– aspectos que agravaron la situación.

En 12 de esos 26 países, la variabilidad del clima y los fenómenos meteorológicos extremos fueron los principales factores causantes de tiempos de crisis.

Además, se registró que las concentraciones de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron un nuevo máximo histórico de 407.8 partes por millón en 2018 y en 2019 siguieron en aumento.

Ese gas permanece en la atmósfera durante siglos, y en los océanos durante periodos todavía más prolongados, de modo que perpetúa el cambio climático.

Según el informe, desde 1993, cuando se empezaron a realizar mediciones desde satélites, el aumento del nivel del mar se ha acelerado a causa de la fusión de los mantos de hielo de Groenlandia y la Antártida.

El aumento de las temperaturas también provocó un aumento de los desplazamientos forzados, ya sea por las propias condiciones climáticas que hacen muy difícil la supervivencia o por desastres naturales, también consecuencia del cambio climático.

Entre enero y junio de 2019 se reportaron más de 10 millones de nuevos desplazamientos internos y 7 millones fueron debidos a fenómenos peligrosos, como el ciclón Idai en el sureste de África, el Fani en Asia Meridional, el huracán Dorian en el Caribe y las inundaciones en la República Islámica del Irán, Filipinas y Etiopía.

La sequía se hizo notar con virulencia en América Central. Las condiciones fueron sustancialmente más secas de lo normal en Honduras, Guatemala, Nicaragua y El Salvador, hasta que en octubre llegaron fuertes lluvias.

Las delegaciones de los 196 países participantes tienen hasta el próximo 14 de octubre para alcanzar un acuerdo global y adoptar medidas urgentes para afrontar la Cumbre del Clima del 2020, en Glasgow, como cita definitiva para lograr los objetivos. El próximo viernes se prevé una manifestación en las calles de Madrid que contará con la presencia de la activista sueca Greta Thunberg.

Últimas noticias