Soy víctima de un plan de persecución, dice Cristina Fernández

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Buenos Aires. “Lo que estamos viendo hoy aquí es una clase práctica de lawfare (guerra jurídica) en Argentina, llevada a cabo por los integrantes del tribunal (que) se implementó para perseguir a los líderes políticos y fue un plan ideado por el gobierno saliente a través de organismos como la Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera y otros”, dijo hoy la ex presidenta y vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner al declarar en un forzado juicio oral, en lo que se consideró como el último acto de persecución política, a sólo ocho días de la asunción de las nuevas autoridades.

Fernández de Kirchner solicitó nuevamente que fuera televisado su descargo ante el Tribunal Oral Federal Nº2 que trasmitió la acusación, pero se prohibió la presencia de canales televisivos, mientras en las redes y en las calles cercanas a los tribunales los seguidores de la ex mandataria llevaban carteles con la frase “queremos escuchar a Cristina”.

La ex mandataria sostuvo que “la articulación de los medios de comunicación hegemónicos y el aparato judicial con el objetivo de demonizar y destruir a los líderes de los gobiernos populares y democráticos, se ha transformado en un plan sistemático”.

Esta causa por la que se le juzga está a punto de caer por ausencia de pruebas y porque se comprobó la falsedad de la pericia solicitada por el juez Carlos Bonadío, el perseguidor eterno de la ex mandataria.

La ex mandataria dio una conferencia magistral sobre el tema de las violaciones constitucionales y otras que se han sucedido bajo el gobierno de Mauricio Macri.

Ante los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu la ex mandataria les preguntó “¿no les parece de trascendencia pública que la vicepresidente electa esté sentada acusada de integrar un asociación ilícita?”.

Luego sostuvo con ironía: “Soy jefa de cuatro asociaciones ilícitas. No sé cómo tuve tiempo para gobernar este país”, y cuestionó la cantidad de procesos que un sector de la justicia generó en su contra afirmar que el juicio por la obra pública “está montado sobre la hipótesis de que Néstor Kirchner fue presidente para armar una asociación ilícita con un empresario de la construcción de Río Gallegos” para venir a Buenos Aires “saquear las arcas del Estado”.

Se refirió a Lázaro Baez, amigo del el fallecido Néstor Kirchner, quien está detenido, ilegalmente desde 2016, por esta supuesta cobra de sobornos, quien recientemente acusó a jueces y fiscales de presiones y amenazas de todo tipo contra él y su familia para que involucrara a Fernández de Kirchner.

En otra parte de su declaración denunció lo que sufrieron sus hijos “Máximo y Florencia sólo por ser hijos de Néstor y Cristina”. Recordó que en estos tiempos la despojaron de todos sus inmuebles, sus alquileres “no percibimos nada, Bonadío nos impidió tener a mí y a mis hijos tarjeta de crédito esto sucede en la República Argentina. Ahí están los inmuebles abandonados deteriorados”.

Al finalizar su exposición, la legisladora afirmó que los jueces ya tienen la “condena escrita” y habló de que hay “jueces a la carta del gobierno (…) a mí me absolvió la historia y a ellos los va a condenar”.

Últimas noticias