Holandés y rusa triunfan en el mundial de 'breakdance', en Bombay

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Bombay. Bailarines electrizados por el ambiente de un público entregado hicieron brillar la cultura hip hop el sábado en Bombay, capital india del cine de Bollywood, durante la gran final mundial de breakdance.

¡Soy superfeliz!, declaró Menno van Gorp, sin casi creerlo y agotado mostró una amplia sonrisa después de lograr su tercera final mundial del Red Bull BC One. Algo nunca visto en 15 años de existencia.

El b-boy (bailarines de breakdance) holandés se alimentó del público para vencer a su adversario en la final, el temido kazajo Killa Kolya.

Ambos contrincantes libraron una battle (batalla) antológica, realizando movimientos increíbles en el suelo, retorciendo las piernas hasta el infinito, girando sobre la cabeza –clásico de este género– o agitándose boca abajo apoyados en una mano.

La battle es un juego de cinco minutos en el que cada bailarín muestra sus destrezas, y en el que participa el público gritando su entusiasmo o su desaprobación durante la ejecución de las acrobacias.

Con apenas 13 años, Rhaul Saket disfrutó con esta primera final en su país, tras haber descubierto el breakdance hace seis meses. “Me encantó el show, me gustaría aprender más. Sólo sé unos pasos básicos, pero los bailarines esta noche son realmente brillantes”, declaró.

El breakdance, o breaking según la terminología correcta, nació en los años 70 en el barrio del Bronx en Nueva York, Estados Unidos, y resurgió con fuerza al ser incluido en el programa olímpico en 2024, en París, Francia.

“La final es una gran plataforma para mostrar lo que es realmente el breaking”, celebró Rahul Gupta, de 23 años, profesor de esta especialidad, presente en la final para admirar a su ídolo, Menno.

“La escena del breaking en India crece y se desarrolla rápidamente. Hace poco no había ninguna chica y ahora, contamos con b-girls que evolucionan a alto nivel”, afirmó.

Los indios acudieron en familia a la gran final, en un estadio circular que se llenó. Fueron unos tres mil los asistentes al Dome NSCI de Bombay, situado cerca de un barrio de edificios religiosos y de una importante plaza financiera.

Se presentó Divine, cantante de rap indio, convertido en superestrella y al que Bollywood ya le dedicó con película sobre su vida.

Divine interpretó tres canciones que calentaron el ambiente. Las dos b-girls finalistas, la rusa Kastet y la japonesa Ayumi, entraron en una sala con el público preparado. Kastet fue la ganadora.

 

Últimas noticias