Fernández promete incluir al sector obrero en su gobierno

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Buenos Aires. El movimiento obrero será parte del gobierno que viene, aseveró el presidente electo Alberto Fernández, quien agradeció la unidad destacando el rol de la actual vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner en la unificación de los diversos sectores, durante una reunión en la Confederación General del Trabajo (CGT), a la que concurrieron dirigentes de las diversas corrientes sindicales y entre ellos un hombre clave para articular el encuentro el líder de transportistas: Hugo Moyano.

Este viernes, Fernández ratificó que su gobierno impulsará un acuerdo económico y social necesario al comenzar su mandato, en un país bajo una severa crisis económica, social y política, prácticamente en cesación de pago de deuda externa, cuando el saliente presidente Mauricio Macri insiste con medidas que tienden a agravar la situación.

El martes pasado el gobierno de Macri anunció una nueva toma de deuda mediante la emisión de Letras del Tesoro, esta vez por 4 mil millones de pesos y más de 120 millones de dólares, suscritas mediante el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) que maneja la Administración Nacional de la Seguridad social (ANSES), creado para asegurar el pago de las jubilaciones que la administración de la ex presidenta Fernández (2007-2015) dejó en orden y en situación excepcional. El vencimiento de esta nueva toma de deuda será el 30 de abril de 2020 y el gobierno de Alberto Fernández deberá afrontar el pago.

Rodeado de los dirigentes del triunvirato que conduce la CGT, que habían adelantado que salir de la crisis va a ser responsabilidad de la clase obrera, "por lo cual trabajarán en conjunto con el nuevo gobierno", Alberto Fernández se refirió a la unidad lograda, que agradeció a los presentes y destacó el “enorme gesto” de la ex presidenta Fernández “porque comprendió que con ella no alcanzaba pero sin ella era imposible”.

Recordó que en este mismo lugar el tres veces presidente Juan Domingo Perón llamó a un pacto social, lo que desde un principio retomó Fernández, quien sostuvo que “Argentina necesita volver a ponerse de pie. Nos han dejado muy lastimados. Todos sabemos cómo se ha degradado la economía argentina y cómo se han degradado el trabajo y la educación”, dijo.

Para salir de esta situación remarcó la necesidad de la unidad y el trabajo conjunto: “al país lo arreglamos entre todos trabajando juntos, “lo que se viene es la Argentina del respeto, de respetar al que piensa distinto y pedirle que nos ayude, pero también rescatar el papel de la educación, la ciencia y la tecnología". Destacó que no se trata de un acuerdo político “nunca lo hemos hablado. Es la convicción que todos tenemos y que siempre tuvimos”, aseguró, y fue duramente crítico de quienes afirman que “para arreglar la Argentina hay que quitarle derechos a los que trabajan”.

También pidió que la CGT se convierta en un centro de educación tecnológica para capacitar a los trabajadores y los jóvenes, ante los desafíos que presenta el siglo XXI. “No sólo vamos a hacer un acuerdo de precios y salarios, vamos a diseñar el futuro de la Argentina"(…)Vamos a volver a llamar a los que producen y a los que trabajan”.

Además de algunos gobernadores y de los más importantes dirigentes sindicales, estaba presente el presidente de la Pastoral Social de Buenos Aires y hombre de confianza del Papa Francisco, Carlos Accaputo.

Reunión del grupo de Puebla

Con el anuncio de la liberación del ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva comenzó ayer el segundo encuentro del Grupo de Puebla, del cual será anfitrión Alberto Fernández y que se realizará a partir de este viernes hasta el domingo próximo en el Hotel Emperador de Buenos Aires, bajo el lema “el cambio es el progresismo”.

El encuentro está encabezado por importantes figuras Dilma Rousseff (Brasil), José "Pepe" Mujica (Uruguay), Fernando Lugo (Paraguay), Ernesto Samper (Colombia), Álvaro García Linera (vicepresidente de Bolivia), José Luis Rodríguez Zapatero (España) y Daniel Martínez (candidato del Frente Amplio que competirá en el balotaje en Uruguay), arco Enríquez-Ominami, de Chile y otros 32 líderes progresistas de 12 países invitados.

Será Fernández el anfitrión del encuentro que inaugurará mañana, y que anunció después de su reciente visita a México, donde se reunió con el presidente Manuel López Obrador. Junto con el dirigente chileno Marco Enrique Ominami, el presidente electo de Argentina fue impulsor del Grupo de Puebla ante de ser candidato, explicando que no se trataba de generar una referencia ideológica que se enfrente a nadie: "simplemente es un conjunto de dirigentes de toda América Latina, respetuosos de las instituciones y de la democracia".

En este mismo sentido Fernández remarcó que, en términos de objetivos, lo que se busca son alternativas a lo que ha imperado en los últimos años, por ejemplo, en Argentina, y es la búsqueda de reencontrar un sistema político que devuelva la equidad perdida, el equilibrio y la igualdad social en América Latina. "De eso hablamos y de integrar canales de comunicación y de trabajo entre dirigentes de toda Latinoamérica con una mirada progresista". La primera reunión de este nuevo foro se realizó entre el 12 y el 14 de julio de este año, precisamente en la cuidad mexicana de Puebla, donde unos 30 líderes coincidieron en unir fuerzas y propuestas para consolidar un nuevo eje “para producir consensos regionales y articular políticamente al progresismo”. El cierre del encuentro será el próximo domingo 11, donde se dará a conocer un documento final.

Últimas noticias