Oposición rechaza agenda de seguridad de Piñera

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Santiago. El presidente Sebastián Piñera respondió hoy con una batería de 10 iniciativas policiacas y de seguridad a la inagotable protesta social que estremece a Chile desde hace tres semanas, incluidos brotes de violencia por momentos muy sveros que se suceden durante las masivas y constantes manifestaciones en todo el país.

También convocó al Consejo de Seguridad Nacional (Cosena), un órgano creado por el dictador Pinochet para “asesorar al Presidente de la República en las materias vinculadas a la seguridad nacional”. De carácter consultivo, lo integran los presidentes del Senado, de la Cámara de Diputados y de la Corte Suprema, los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas, el General Director de Carabineros (policía) y el Contralor General de la República.

Piñera, cuya aprobación apenas marca 9%, proclamó su respaldo a las policías en la represión de las manifestaciones, que dejan 1.778 heridos, 519 por impactos de perdigones y 177 con pérdida parcial o total de la vista; 5.000 detenidos y flagrantes violaciones a los derechos humanos.

Paralelamente, la Asociación Chilena de Municipalidades, que representa a 330 municipios del país (346), aprobó realizar el 7 y 8 de diciembre una consulta nacional, en cada comuna, para preguntar si la ciudadanía está de acuerdo con una nueva constitución, opción que en las encuestas marca un 80% de respaldo.

Rechazo opositor

Los anuncios fueron rechazados por la oposición, que consideró que el presidente está desconectado del desarrollo de la crisis, en lógica de guerra y apostando por criminalizar y reprimir al movimiento social. Incluso un senador de su coalición, Manuel José Ossandón, comentó que si bien el orden público es relevante, “la urgencia social y nuestra escasa y timorata respuesta al fondo del estallido, nos pone en un sitial preocupante para el desenlace. Hay que revisar las prioridades”.

Al término de la reunión del Cosena, el presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores fue categórico: "No se debió haber convocado. Voy a ser claro, no hay espacio para reactivar estados de excepción. Lo que corresponde es dar soluciones reales. Y en eso la nueva Constitución es clave. Prioridades: pensiones y salud con urgencia".

El presidente del Senado, Jaime Quintana, no se quedó atrás: la reunión, dijo, “no fue necesaria ni productiva", agregando que "hice un llamado al Presidente de que tome un camino distinto. (Por ejemplo) el que está tomando el Congreso, que en los próximos días va a discutir proyectos de plebiscitos y los alcaldes van a iniciar procesos de consultas; el Gobierno se está quedando atrás y eso es preocupante".

La decisión de Piñera ocurre tras recrudecer los enfrentamientos entre estudiantes y encapuchados con la policía, con múltiples actos de vandalismo que destruyeron comercios y mobiliario público.

 La “agenda de seguridad” incluye proyectos de ley anti encapuchados y anti saqueos, modernización de las policías y los sistemas de inteligencia, duplicar la vigilancia aérea y crear un equipo de investigación de saqueos, destrucción y vandalismo.

Polarizando al país

El sociólogo Axel Callís, analista de la Fundación Chile 21, consideró que la agenda es inútil en términos de efectividad inmediata, porque son iniciativas que deben pasar por el Congreso y no sirven para la contingencia.

En cuanto a la citación del Cosena, Callís dice que busca polarizar el escenario para atraer sectores moderados en base al miedo. “Trata de radicalizar el escenario buscando una mayor base de apoyo a la escasa que tiene, menos de 10%, lo cual es un problema de legitimidad basal muy fuerte. Es un mensaje al electorado que le va quedando, el 3% más duro que siente el miedo en sus barrios, los sectores más privilegiados. Esto puede polarizarse aún más, con una lógica tipo Pinochet de “yo o el caos interno”; es probable que en los próximos días tengamos acontecimientos más radicalizados”, dice.

¿Puede el empresariado, en la medida que la situación económica se deteriora, abandonar a Piñera?

“Lo que parecía un absurdo, considerando que tuvo un 54,5% de los votos hace menos de dos años, versus el actual 10%, la hipótesis de una salida anticipada y una crisis política mayor, ya está en la mesa los analistas y los empresarios, que necesitan retomar cierta normalidad y saben que deben pagar un precio”.

Se escuchan voces que públicamente piden la renuncia de Piñera

Aún tiene margen para completar su mandato, pero lo que hemos visto hoy en cuanto a polarizar a la población, es una opción desesperada. Deja a su gabinete dialogante fuera de contexto, con estas señales no se justifica el cambio de gabinete, ese gabinete dialogante debería renunciar.

¿Qué impide a Piñera convocar a una asamblea constituyente?

El cree que puede alargar la crisis sin ceder, pero no va a llamar a una asamblea constituyente, tal vez sí a una modificación constitucional en el Congreso. La constitución ahora no contempla el plebiscito, el camino es sinuoso y no veo en ningún escenario a Piñera llamando a una constituyente, a lo más mandando un proyecto para generar un plebiscito ratificador.

Últimas noticias