Cierra el Parlamento de GB, pero Johnson se lleva 2 derrotas más

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Londres. El Parlamento británico cerró la madrugada de hoy, tras maratónica jornada en la que el primer ministro Boris Johnson acumuló dos derrotas más para totalizar seis votaciones perdidas en seis días, en su lucha por sacar a Reino Unido de la Unión Europea (UE) el 31 de octubre.

Las dos cámaras permanecerán cerradas desde la madrugada de este martes hasta el 14 de octubre, dos semanas antes de la fecha del Brexit, lo que detractores del gobernante denuncian como una estrategia para amordazarlos y que ha provocado una ola de indignación en Reino Unido.

Esta es la primera vez en 70 años que el gobierno ordena la suspensión del Parlamento.

Durante la sesión fue rechazada esta madrugada, por segunda vez, la petición de Johnson de convocar a elecciones anticipadas.

La moción gubernamental para organizar comicios a mediados de octubre, que requería el apoyo de dos tercios de la cámara –que consta de 650 escaños–, sólo obtuvo 293 votos en favor.

No pediré otro aplazamiento para el Brexit, insistió Johnson al presentar una propuesta de comicios legislativos anticipados, que la oposición rechazó, justo antes de la suspensión del Parlamento por cinco semanas.

Voten en favor de los comicios y dejen que la población decida si quiere o no un aplazamiento, lanzó Johnson a los opositores que el pasado miércoles ya habían rechazado un adelanto electoral que se celebraría a mediados de octubre.

El primer ministro llegó al poder en julio prometiendo que sacaría a Reino Unido de la UE el 31 de octubre a toda costa.

Pero ante el temor de un caótico Brexit sin acuerdo, los legisladores aprobaron de urgencia una ley que obliga al premier a pedir una nueva prórroga, si el 19 de octubre no llega a un trato aceptable con Bruselas u obtiene luz verde del Parlamento para una salida dura.

El texto entró en vigor ayer con la aprobación formal de la reina Isabel II, informó el presidente de la cámara alta.

La ley, aprobada la semana pasada por las dos cámaras, recibió la aprobación real, publicó la Cámara de los Lores en Twitter. De acuerdo con esta legislación, Reino Unido tendría que solicitar a la UE una nueva prórroga para el divorcio, previsto para el 31 de octubre.

Horas antes, los diputados británicos también aprobaron por estrecho margen una moción que pide al gobierno publicar sus evaluaciones confidenciales del impacto de un eventual Brexit sin acuerdo, así como comunicaciones privadas, incluidos mensajes de texto, entre funcionarios gubernamentales, asestando otro golpe a Johnson.

La propuesta ganó el respaldo de 311 diputados y fue rechazada por 302 tras un debate de tres horas en la Cámara de los Comunes.

La moción fue introducida por Dominic Grieve, diputado conservador rebelde y ex abogado del gobierno, por conducto de un humilde mensaje a la reina Isabel II para que reclame los papeles internos y mensajes electrónicos intercambiados desde finales de julio por ministros, asesores políticos y funcionarios sobre el cierre del Parlamento durante las próximas cinco semanas.

Michael Gove, viceprimer ministro, alegó que publicar dicha información va en contra de la convención institucional y corre el riesgo de violar la legislación de protección de datos de un individuo.

La convención de que el asesoramiento debe ser privado ha sido aceptada por gobiernos de todos los partidos a lo largo de la historia, defendió Gove.

La moción aprobada por la Cámara de los Comunes requiere al gobierno conservador que publique los informes más recientes sobre los riesgos y preparativos de un Brexit sin acuerdo con la UE.

Al mismo tiempo, el presidente de la Cámara de los Comunes, el conservador John Bercow, anunció su dimisión. El político desempeñó un papel importante en el agitado proceso del Brexit dando voz a los diputados proeuropeos.

Bercow precisó que si los diputados aprobaban por la noche la convocatoria de elecciones anticipadas, su cargo finalizará con la disolución del Parlamento, de lo contrario, afirmó, dejará el puesto el 31 de octubre, fecha prevista del Brexit.

Johnson debe hacer propuestas específicas sobre el futuro de la frontera entre Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, provincia británica, si quiere evitar un Brexit sin acuerdo.

El premier pidió al bloque europeo eliminar del acuerdo la salvaguarda irlandesa, mecanismo para evitar una nueva frontera que amenace al frágil acuerdo de paz de 1998 que puso fin a tres décadas de sangriento conflicto en Irlanda del Norte.

El Ejecutivo británico propone remplazar la frontera por arreglos alternativos, pero aún debe precisar en qué consistirían.

Presentaremos ideas, tenemos tiempo para hacerlo y lo abordaremos con entusiasmo, afirmó Johnson en Dublín. La UE no ha recibido hasta el momento ninguna propuesta realista de Londres, afirmó el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, en rueda de prensa conjunta con Johnson.

El premier, quien expulsó del Partido Conservador a 21 diputados que votaron contra su gobierno, perdió la mayoría parlamentaria siete semanas después de llegar al poder y esperaba que unos comicios le dieran un mandato fuerte antes del Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre, en el que confiaba arrancar un nuevo acuerdo a los 27 miembros de la UE. Pero el bloque afirma que Reino Unido no presentó alternativas reales al Tratado de Retirada firmado por la ex primera ministra Theresa May en noviembre, el cual fue rechazado tres veces por el Parlamento británico.

Las reuniones técnicas continuarán esta semana, se limitó a afirmar la portavoz de la Comisión Europea, Mina Andreeva, desde Bruselas.

Últimas noticias