Exitoso intercambio de prisioneros entre Rusia y Ucrania

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Moscú. Bajo la fórmula de 35 por 35, Rusia y Ucrania dieron el primer paso para negociar un arreglo político del conflicto armado en el sureste ucranio al intercambiar este sábado igual número de prisioneros, rehenes todos de la guerra no declarada y absurda que enfrenta a estos dos pueblos eslavos hermanos.

Una semana después del día en que estaba programado realizar el intercambio, frenado abruptamente al exigir Rusia de último momento la inclusión de un nombre, después del estira y afloja inevitable, cuando la mayoría de los retenidos había sido ya desplazada al sitio de reunión, se levantó el último obstáculo.

La noche del viernes anterior el presidente ucranio Volodymir Zelensky firmó los indultos para 12 ciudadanos rusos –y 23 ucranios–, entre ellos el que dejaba en libertad al que hizo posponer el intercambio una semana: Vladimir Tsemaj.

Raptado en junio pasado por los servicios secretos ucranios en la parte de Donietsk que no se supedita a Kiev, Tsemaj –antiguo encargado de la defensa antiaérea de la zona donde ocurrió la tragedia– era considerado pieza clave para esclarecer, en el juicio internacional que promueve Holanda, cómo se efectuó el traslado, desde territorio ruso, del misil Buk que derribó por error el avión de pasajeros de Malaysia Airlines que se estrelló con 298 personas a bordo en julio de 2014.

A cambio, Ucrania obtuvo la libertad del cineasta Oleg Sentsov, símbolo del rechazo a la anexión de Crimea quien, acusado de terrorista, durante un largo periodo se declaró en huelga de hambre, y de todos los marineros detenidos por el incidente en el estrecho de Kerch.

Además de Tsemaj y de los agentes del GRU, inteligencia militar rusa, Rusia pudo liberar al periodista Kiril Vishinsky, director del portal noticioso RIA Novosti-Ucrania, detenido por supuesta traición a la patria y por colaborar con los separatistas.

Tras cinco años de inútil derramamiento de sangre, que ya ha costado la vida de más de 13 mil personas, el intercambio de prisioneros es la primera buena noticia, ya que despeja el camino para que los mandatarios ruso y ucranio, con la mediación de sus colegas alemán y francés, puedan fijar fecha para una nueva cumbre y así retomar el diálogo en el llamado formato de Normandía y tratar de poner fin a este conflicto armado que, en verdad, a nadie beneficia.

 

Últimas noticias