Hace 50 años el ejército británico intervino en Irlanda del Norte

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

París. Hace 50 años, soldados británicos se desplegaron por primera vez en Irlanda del Norte, después de tres días de violentos disturbios en el bastión católico de Londonderry.

La operación Banner, inicialmente diseñada como una intervención limitada, duró 38 años, convirtiéndose en la operación más larga en la historia del ejército británico.

Londonderry, única ciudad de Irlanda del Norte de mayoría católica, ya había sido escenario de disturbios en octubre de 1968, tras la represión de la policía de una manifestación en favor de los derechos civiles.

El 12 de agosto de 1969, la ira estalló de nuevo con ocasión de una tradicional marcha protestante organizada cerca de gueto católico del Bogside.

Durante tres días y dos noches, se produjeron violentos enfrentamientos entre la policía, apoyada por activistas protestantes, y los católicos, principalmente jóvenes, refugiados detrás de barricadas.

 

Londonderry, Irlanda del Norte. 12 de agosto de 2019. Los soldados británicos ocuparon Irlanda del Norte después de 3 días de disturbios. La operación denominada Banner fue la más larga para las fuerzas inglesas, pues se prolongó por más de 38 años.

 

La agitación se extendió a otras siete ciudades, entre ellas la capital de provincia, Belfast, donde los primeros muertos fueron reportados el 15 de agosto.

Superado, el gobierno de Irlanda del Norte lanzó, el 14 de agosto, un pedido de ayuda al primer ministro británico, Harold Wilson. El mismo día, 300 soldados británico llegaron a Londonderry. En el momento más fuerte de su presencia, cerca de 30 mil  fueron desplegados en Ulster.

El ERI retoma las armas 

En un primer momento, los católicos de Londonderry reservan una "acogida calurosa a los soldados británicos" y celebraron "cantando y bailando" el retiro de la policía, acusada de estar del lado de los protestantes, según testimonios de periodistas de la Afp en el lugar hace medio siglo.

Pero la opinión pública cambió rápidamente y el ejército británico fue a su vez acusado de parcialidad en favor de los protestantes.

El año de 1970 vio la aparición del Ejército Republicano Irlandés (ERI) "provisional", nacido de las cenizas del antiguo Ejército Republicano Irlandés, cuya guerrilla había conducido en 1921 a la partición de la isla en una república independiente al sur y una provincia del Reino Unido en el norte.

La organización clandestina lanzó una campaña de atentados contra las fuerzas de la Corona, matando a un primer soldado en febrero de 1971. En el campo unionista, las milicias de extremistas protestantes responden.

Domingo sangriento

El domingo 30 de enero de 1972, paracaidistas británicos dispararon contra una manifestación pacífica de católicos en Londonderry, dejando 14 muertos.

Tres días después de ese Domingo sangriento, la embajada británica en Dublín fue reducida a cenizas por una multitud enardecida.

El 24 de marzo, el gobierno británico suspendió las instituciones de Ulster e impuso su administración directa.

En 1974, el ERI extiende sus ataques mortíferos a Gran Bretaña. Los atentados en los bares de Guilford, Woolwich y Birmingham dejaron una treintena de muertos.

El 27 de agosto de 1979, la organización golpea por primera vez a la familia real: Lord Mountbatten, primo de la reina Isabel II y último virrey de las Indias, fue asesinado por una bomba colocada en un barco en el noroeste de Irlanda. El mismo día, 18 soldados británicos murieron en Ulster.

Viernes Santo

El 10 de abril de 1998, después de años de difíciles negociaciones, Londres, Dublín y los dirigentes leales y separatistas norirlandeses firmaron en Belfast un acuerdo de paz apoyado por el ERI.

El acuerdo del Viernes Santo puso fin a un conflicto que dejó más de 3 mil 500 muertos.

En 2005, el ERI ordenó el desmantelamiento de su arsenal, y Reino Unido redujo progresivamente el número de sus soldados.

La operación Banner finalizó oficialmente el 31 de julio de 2007.

Últimas noticias