“Argentina hoy está pariendo otro país”: Alberto Fernández

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Buenos Aires. “Argentina hoy está pariendo otro país. En ese país del que hablaba Cristina (Fernández de Kirchner), el único trabajo que tenemos es que los argentinos recuperen la felicidad”, dijo el candidato a presidente del Frente para Todos, Alberto Fernández, al llamar a la unidad y a acabar con la venganza y la "grieta" convocando a todos y a “hacer una nueva Argentina” ante una multitud reunida en las calles, que seguía cantando y bailando a la medianoche, festejando el histórico triunfo en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) realizadas este domingo.

Más temprano, cuatro horas y media después de cerrarse las urnas sin que hubiera ningún resultado oficial, el presidente Mauricio Macri llegó a su comando de campaña y sus primeras palabras fueron: “Hemos tenido una mala elección”; aún no había cifras en la pizarra del Centro de Cómputos, lo que creaba fuerte incertidumbre y dudas.

Flanqueado por la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez, y su compañero de fórmula, el peronista Miguel Ángel Pichetto, Macri subrayó que en las próximas elecciones generales del 27 de octubre “se definirán los próximos 30 años de Argentina”, lo mismo que había dicho sobre las PASO esta mañana cuando fue a votar.

“Duele que hoy no tengamos todo el apoyo político que esperamos”, agregó y pidió que fueran a dormir todos a sus casas, para comenzar mañana a remontar esta situación evidentemente no esperada.

Poco después se conocieron los resultados oficiales, en los que que el Frente de Todos ganó con más de 47 por ciento, con 15 puntos de diferencia frente a Juntos por el Cambio.

En la Provincia de Buenos Aires la diferencia fue aún mayor, pues el candidato del Frente para Todos, Axel Kicillof, se impuso a la gobernadora María Eugenia Vidal, por más de 18 puntos, al ganar 49 por ciento a 32.

Desde Santa Cruz, la candidata a vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner envió un mensaje, recibido con gritos y cánticos por la multitud que fue creciendo con el paso de las horas. Habló con serenidad sobre la importancia de la unidad que se había logrado y la esperanza de encontrarse todos juntos, después de las elecciones del 27 de octubre.

Pero también remarcó la responsabilidad que tendrían todos para afrontar las nuevas y difíciles situaciones. Señaló que “estamos absolutamente conscientes de la difícil situación que está atravesando Argentina, y al referirse a los desocupados, la pobreza y sostuvo que “lejos de ponernos felices por el triunfo, estamos pensando en la responsabilidad para afrontar lo que vamos a enfrentar a partir de ahora”.

El candidato a la presidencia por el Frente para Todos, Alberto Fernández, agradeció a su compañera de fórmula, a quien destacó por su generosidad y su capacidad de estadista; asimismo por su compromiso con la unidad. “A partir de mañana todos vamos a trabajar por una nueva Argentina, vamos a hacer un país que todos nos merecemos”.

“En Argentina debemos estar unidos e integrados. No podemos vivir felices sabiendo que hay niños con hambre”, comentó y se comprometió a terminar con la pobreza recuperando las fábricas cerradas y la producción; se refirió a la situación de los jubilados que tienen derecho a estar protegidos.

Se comprometió con la federalización del país y prometió un gobierno para los 24 gobernadores en un “país integrado y no segregado”. Expuso: “vamos a trabajar todo lo que haga falta para que todo entendamos que debemos abrazarnos, no le vamos a preguntar por quién votó, sino si quiere una Argentina para todos.

Ante la demora del Centro de Cómputos para brindar resultados de la contienda, los partidos opositores comenzaron a dar a conocer los datos que tenían en sus conteos paralelos, después de haber denunciado ante la justicia electoral las irregularidades del gobierno al mantener a la empresa Smartmatic, a pesar de todas a las advertencias y que terminó cometiendo errores graves y sin dar resultados concretos llegando a la medianoche.

La sospecha es que el gobierno intentó retrasar los resultados para ver si podía incidir en algunos, pero debieron rendirse ante la realidad y especialmente por lo sucedido en la Provincia de Buenos Aires, que tiene 37 por ciento del electorado del país.

Allí los candidatos a gobernador y vice del Frente para Todos, el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, y Verónica Magario, intendente de La Matanza, se imponían con más de 18 por ciento sobre la gobernadora María Eugenia Vidal, que busca su relección.

Lo que se destaca en este caso es que Kicillof, quien comenzó su campaña tardíamente, recorrió toda la provincia con su viejo automóvil y logró lo que parecía imposible, mientras que en La Mataza, el más populoso del conurbano bonaerense, lograron más de 65 por ciento de los voto.

En esta capital el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, ganaba con 46.32, seguido de Matías Lammens, contendiente del Frente para Todos, que obtenía más de 32 por ciento, la cifra más alta en esta ciudad que siempre ha votado a la derecha. Sin embargo,

Últimas noticias