Repudio en Dayton y El Paso a la visita de Trump

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Nueva York. Donald Trump fue recibido con protestas y otras muestras de repudio en Dayton y El Paso, y el mismo día en que llegó al sitio de lo que algunos califican como el peor ataque contra la comunidad latina en la historia moderna de Estados Unidos, su régimen llevó a cabo lo que llamaron la mayor redada de trabajadores inmigrantes latinoamericanos jamás realizada.

De hecho, pocas horas antes de que Trump arribara a El Paso para visitar una ciudad que sufrió lo que algunos calificaron como el peor ataque contra la comunidad latina en este país, su régimen realizó la mayor redada en la historia de migrantes en sitios de trabajo en un solo estado, según las autoridades, intensificando la sensación de peligro para la comunidad latina. 

 

 

Unos 600 agentes de migración realizaron redadas de siete plantas procesadoras de carne de pollo en Misisipi, donde arrestaron a 680 trabajadores, en su mayoría latinoamericanos. Niños y jóvenes atestiguaron cómo sus padres, esposados, fueron llevados a un hangar militar, donde los procesaron, reportó la agencia Ap.

En tanto, Amnistía Internacional emitió una alerta para viajantes a Estado Unidos ante niveles altos de violencia con armas en ese país.

En Dayton, primera escala de su gira por las dos ciudades que juntas sufrieron la pérdida de 31 personas y decenas de heridos en atentados investigados ahora como terrorismo doméstico, Trump evitó aparecer en público y acompañado de su esposa, Melania, visitó un centro médico y sostuvo una reunión con funcionarios de seguridad pública. Mientras, manifestantes coreaban haz algo y varios políticos que representan a la ciudad y al estado le exigieron que deje de usar retórica racista y que promueva mayores controles de armas.

Rumbo a El Paso, al concluir su visita en Dayton, rechazó las versiones de los medios de que su gira fue repudiada por las comunidades locales, afirmando que esas versiones son parte de una maniobra política de sus opositores. Desde su avión emitió tuits atacando a la alcaldesa de Dayton, Nan Whaley, y al senador federal del estado de Ohio, Sherrod Brown, por lo que percibió como críticas contra él, todo durante la gira supuestamente dedicada a promover la unidad y la empatía nacional ante las tragedias.

Poco después, en El Paso, el presidente fue recibido por cientos de manifestantes con pancartas en que se leía: Trump no es bienvenido aquítus palabras tienen consecuencias, y políticos locales exigieron al presidente que condene el terrorismo racista y llame a poner fin a los ataques contra inmigrantes. La representante federal por El Paso, Verónica Escobar, rehusó reunirse con Trump en su visita. Unas 20 mil personas firmaron una carta abierta impulsada por la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, en la cual expresaron que no sería bienvenido hasta abandonar sus posiciones racistas y xenófobas. El presidente, al igual que en Dayton, acudió a un hospital donde se reunió con personal médico, víctimas y sus familias, y no respondió a las demandas.

En el caso de El Paso, donde el responsable de la muerte, hasta ahora de 22 personas, y decenas de heridos, declaró que actuó para frenar la invasión hispana, casi todo líder latino a nivel nacional ha expresado que fue un ataque fomentado por la retórica racista y antimigrante del presidente Trump y su régimen.

Después de esta tragedia, muchos indican que una comunidad que ya vive bajo temor por las políticas y el discurso antimigrante y racista de Trump, ahora se siente en mayor peligro por posibles atentados terroristas de supremacistas blancos.

Tensión y temor

La tensión generada por tiroteos masivos recientes en este país se manifestó en pleno centro de Nueva York, cuando miles de personas salieron corriendo de Times Square la noche del martes al escuchar lo que pensaban eran disparos, pero resultó ser ruido de motocicletas.

Por otro lado, Amnistía Internacional emitió ayer una alerta internacional para viajeros a Estados Unidos pidiendo que la gente a nivel mundial tenga precaución y prepare un plan de contingencia cuando viajen por Estados Unidos ante los altos niveles de violencia con armas en el país. Agrega que los viajeros deberían de mantenerse alerta ante la ubicuidad de armas de fuego entre la población y evitar lugares públicos como actos culturales, lugares religiosos, escuelas y centros comerciales.

Viajeros a Estados Unidos deberán permanecer cautelosos de que el país no protege de manera adecuada el derecho de las personas a estar seguras, afirmó Ernest Coverson, de Amnistía Internacional USA, agregando que el gobierno de Estados Unidos no tiene la voluntad de asegurar la protección contra la violencia de armas de fuego.

 

Últimas noticias