Por contrabando, Irán retiene un petrolero extranjero y su tripulación

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Teherán. Irán anunció ayer que mantiene retenido un petrolero extranjero y a su tripulación, sospechosos de contrabando” de combustible en el Golfo, tras una serie de incidentes con buques-cisterna en esta región bajo alta tensión desde hace más de dos meses. Horas después, Donald Trump aseguró que un buque de guerra estadunidense derribó un dron iraní en el estrecho de Ormuz, lo cual Teherán negó.

Según los Guardianes de la Revolución, el buque fue interceptado el domingo 14 de julio al sur de la isla (iraní) de Larak. La requisa del petrolero tiene lugar dos días después de que el ayatola Alí Jamenei informó que Irán respondería a la intercepción, el 4 de julio, de un petrolero iraní por las autoridades británicas frente a Gibraltar.

Teherán no especificó el nombre ni la bandera del buque detenido. Esta nave, con capacidad de 2 millones de barriles y 12 tripulantes, estaba en ruta para entregar el combustible de contrabando (recibido) de barcos iraníes, señaló el sitio Sepah News.

Tanker Trackers, una organización que da seguimiento a petroleros, informó que un buque con bandera panameña, el Riah, que suele navegar a través del estrecho de Ormuz para reabastecer a otros navíos, entró en aguas iraníes el 14 de julio. Agregó que la señal del sistema automático de identificación de petroleros se interrumpió y que la última posición conocida del Riah fue en el estrecho de Ormuz, menos de 11 kilómetros al oeste de Larak.

Washington ha reforzado su presencia militar en la región por amenazasiraníes contra intereses estadunidenses, que nunca ha explicado claramente.

La tensión entre ambos países aumentó el 20 de junio, cuando Irán derribó un dron de vigilancia estadunidense que, de acuerdo con Teherán, invadió su espacio aéreo. Entonces, Trump afirmó que lanzaría un ataque de represalia contra objetivos iraníes, pero lo suspendió de última hora.

Estados Unidos acusa a Irán de estar detrás de actos de sabotaje contra cuatro petroleros cerca de Ormuz en mayo pasado, y de dos ataques de origen desconocido a mediados de junio contra dos barcos –uno japonés y otro noruego– en el Golfo de Omán. Teherán lo niega.

Mientras Washington intenta formar una coalición internacional para escoltar a los buques mercantes en el Golfo, el jefe del Mando Central de Estados Unidos, Kenneth McKenzie, se comprometió enérgicamente este jueves a garantizar la seguridad del transporte marítimo en esta zona, durante una visita a Arabia Saudita, país rival de Irán en la región.

El martes, el ministerio de Defensa británico confirmó que enviaría un tercer navío de guerra al Golfo, afirmando que era un despliegue rutinario no vinculado con las tensiones en la región.

La semana precedente, Londres afirmó que lanchas iraníes intentaron impedir el paso de un petrolero británico por Ormuz y que un buque de su armada, el HMS Montrose, que acudió en su ayuda, tuvo que lanzar advertencias verbales a las embarcaciones iraníes para que se retiraran. Los Guardianes de la Revolución negaron cualquier confrontación reciente con barcos extranjeros.

Según las autoridades británicas de Gibraltar, el barco iraní incautado el 4 de julio frente al peñón navegaba hacia Siria para entregar su carga, violando las sanciones de la Unión Europea contra ese país. Teherán niega que fuera éste el destino.

Trump, por su parte, aseguró que un barco de la Marina de Estados Unidos destruyó un dron iraní en el estrecho de Ormuz, pues el aparato volador no tripulado amenazó al navío. Según el mandatario, el dron voló a 915 metros del USS BoxerEsta es la más reciente de muchas acciones provocadoras y hostiles de Irán contra buques que operan en aguas internacionales. Estados Unidos se reserva el derecho de defender a nuestro personal, instalaciones e intereses, declaró Trump.

El Pentágono divulgó en un comunicado que el USS Boxer, un barco de asalto anfibio, adoptó medidas defensivas contra un avión no tripulado, pero no mencionó que fuera iraní.

El canciller iraní, Mohammed Javad Zarif, aseguró que no tenía información sobre la pérdida de ningún dron iraní, al llegar a la sede de las Naciones Unidas para una reunión con el secretario general, Antonio Guterres.

Últimas noticias