Protestan contra crueles prácticas antimigrantes de Trump

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Nueva York. El presidente Donald Trump confirmó ayer que su régimen realizará redadas masivas de inmigrantes indocumentados alrededor del país este fin de semana, mientras que alcaldes y autoridades municipales, legisladores, defensores de derechos humanos, líderes inmigrantes, religiosos y médicos denuncian las políticas “crueles” de la Casa Blanca; y se preparaban para enfrentar sus consecuencias en por lo menos 10 ciudades, incluyendo ésta.

En contra de la práctica de agencias de seguridad pública y en particular de las autoridades migratorias de no anunciar por adelantado operativos, Trump confirmó ayer versiones filtradas por altos funcionarios esta semana de que se preparan redadas masivas de inmigrantes empezando este domingo.

Anunciarlo de esta manera, para algunos observadores, indicó que el propósito real de estas redadas no es su efectividad -ya que alertar de cualquier operativo de seguridad pública reduce sus posibilidades de cumplir con sus metas- sino su impacto mediático mientras nutre el temor dentro de las comunidades inmigrantes.

“Inicia el domingo y van a sacar a la gente y los van a regresar a sus países”, afirmó Trump indicando que “no hay nada por lo cual guardar secreto” sobre lo que llamó una “operación mayor”.

12 de julio de 2019. A dos días de que comiencen las redadas masivas para detener y deportar a migrantes sin papeles, este viernes se realizó en varias ciudades de Estados Unidos, la acción Luces por la Libertad, contra las redadas y por el cierre de los centros de detención migratorios, cuyas terribles condiciones han sido responsables de la muerte de niños y adultos. También demandan que los menores sean liberados de estos campamentos y las familias reunificadas.

 

La agencia encargada de las redadas, el Servicio e Inmigración y Aduanas (ICE), está enfocando su operación en por lo menos 10 ciudades mayores incluyendo Los Ángeles, Nueva York, Chicago, Atlanta, Houston, Miami, Denver, Baltimore y San Francisco entre otras. Fuentes oficiales anónimas indicaron que la operación podría extenderse varios días (y podría empezar aún antes del domingo). 

El objetivo, según fuentes del Departamento de Seguridad Interna (sede de ICE y otras agencias encargadas de inmigración), es capturar a por lo menos 2 mil indocumentados, incluyendo familias y no sólo a adultos con historial criminal como se ha justificado anteriormente.

Aparentemente, según versiones de funcionarios del Departamento de Seguridad Interna compartidas con algunos medios nacionales, un objetivo es disuadir a potenciales inmigrantes a tratar de ingresar a Estados Unidos con imágenes de familias y sus menores de edad capturados y llevados a centros de detención en este país.

Alcaldes y concilios municipales de casi todas las ciudades -y algunos gobernadores como el de California y Nueva Jersey- donde se realizarán las redadas deploraron el operativo y anunciaron que sus agencias de seguridad pública locales no asistirán a ICE, y no compartirán datos sobre sus residentes inmigrantes con las agencias federales. Por lo menos seis de estas ciudades ya se habían declarado oficialmente “santuarios”, donde existen instrucciones de no cooperación con agentes federales de migración.

A la vez, se han redoblado esfuerzos para ofrecer asistencia a comunidades afectadas, incluyendo números de emergencia, apoyo legal, y medidas para asistir a familias separadas, sobre todo con menores de edad que podrían quedar abandonados si sus padres son detenidos (en varios casos, adultos indocumentados son padres de hijos con ciudadanía estadunidense).

“Estamos haciendo todo lo que podemos para frenar lo que está haciendo el gobierno de Trump”, comentó la nueva alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, quien ordenó a su departamento de policía niegar acceso al ICE a su banco de datos, mientras sus contrapartes en las otras ciudades hicieron eco de estas afirmaciones de repudio y resistencia.

Mientras tanto, organizaciones de defensa y apoyo de comunidades inmigrantes están intensificando sus actividades de educación sobre derechos básicos. Se les informa, por ejemplo, que no se tiene que permitir el ingreso de un agente de ICE a un hogar sin una orden judicial, como tampoco se tiene que responder a ninguna pregunta u ofrecer documentos sobre la calidad migratoria. A la vez, están alistando redes de respuesta rápida para brindar apoyo inmediato a familias afectadas.

“Es como prepararse para un huracán”, dijo Melissa Taveras de la Coalición de Inmigración de Florida a USA Today. Muchas familias, informan organizaciones de apoyo, están preguntado si deberían o no ir a trabajar, o llevar a sus hijos a la escuela, o sólo salir de sus viviendas para comprar alimentos y otras necesidades.

Muchos activistas señalaron que sus comunidades han estado viviendo bajo ataque y temor desde que llegó Trump a la presidencia, e incluso recordaron que su antecesor, Barack Obama, deportó a unos 3 millones de indocumentados durante su presidencia, y que mucho de esto es más bien parte de un juego político-electoral que buscar soluciones al problema migratorio.

“En realidad, es solo otro ejemplo de una acción llena de odio, dirigida para cultivar temor y división en las comunidades y entusiasmar a la base de su campaña electoral”, comentó Óscar Chacón, director ejecutivo de Alianza Américas, red de organizaciones de inmigrantes.

Junto con las condenas por el anuncio de las redadas masivas, diversas coaliciones de organizaciones y agrupaciones de defensa de inmigrantes, religiosas, de libertades civiles, médicos, legisladores, sindicatos y más continuaron denunciando las políticas de separación de familias y el trato de menores de edad en centros de detención.

Esta noche, en cientos de actos en los 50 estados y la capital, se realizó una vigilia nacional, Luces por la libertad, para poner fin a los “campamentos de detención” de inmigrantes y repudiar las redadas. Cientos, entre ellos líderes municipales, sindicales, religiosos, maestros, médicos y más participaron en la acción en Nueva York esta noche con veladoras en Foley Square, frente a los tribunales, con sus lemas nobles de justicia para todos.

Por otro lado, la organización de Doctores por Derechos Humanos (Physicians for Human Rights) convocó a ciudadanos a poner fin “a la detención y separación de niños” después de “un año de negligencia médica, de temor e intimidación, de trauma sicológico” con la separación de miles de niños de sus padres bajo este régimen.

Últimas noticias