Festejan el 203 aniversario de la independencia de Argentina

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Buenos Aires. La conmemoración de los 203 años de la declaración de la Independencia Argentina, estuvo marcada por una sucesión de hechos como la muerte del ex presidente Fernando de la Rúa, velado en el Congreso, el discurso del gobernante Mauricio Macri comparándose con los héroes independentistas, un desfile militar en esta capital, donde aparecieron carteles por la libertad de los militares detenidos responsables de crímenes de lesa humanidad durante la pasada dictadura y una brutal represión policial alrededor del Obelisco contra Movimientos Sociales, que intentaban repartir comida y colchones a familias que duermen en las calles.

En este último caso, la cantidad de gases para impedir la instalación de una carpa en el Obelisco afectó algunos alimentos, después de la detención de dos manifestantes. El resto siguió resistiendo a un muro de policías forcejeando con mujeres y hombres a los que quitaron los colchones que se iban a repartir.

Finalmente las organizaciones sociales encabezadas por la Confederación de Trabajadores de la Economías Popular lograron una mediación y en la noche instalaron dos mesas para repartir comida a centenares de personas. También hubo ollas populares, colectas y reparto de donaciones en ese lugar y en la Plaza Congreso.

Muy cerca, en el Congreso era velado De La Rúa, quien murió ayer después de estar internado por serios problemas cardíacos. De la Rúa llegó a la presidencia al frente de una alianza con sectores de izquierda moderada en 1999, para renunciar apresuradamente el 20 de diciembre de 2001, alejándose en helicóptero de la casa gubernamental, huyendo de la rebelión popular contra su gobierno que dejó 39 muertos en todo el país por la represión entre el 19 y el 20 de diciembre, y la crisis económica más profunda en la historia nacional.

Perteneciente al centenario Partido Unión Cívica Radical (UCR) antes de aspirar a la presidencia, fue el primer jefe de gobierno electo en esta capital, ya que hasta entonces era designado por el presidente con el consenso del Senado. Toda la dirigencia política hizo llegar sus condolencias y el gobierno dispuso tres días de duelo nacional. Macri concurrió durante 15 minutos a saludar a la familia, entre su participación en Tucumán del acto por la independencia en la mañana y en el desfile en esta capital, que comenzó al mediodía.

También las familias de las víctimas de 2001 recordaron que no ha habido justicia para los suyos ni para millones de argentinos que en esos días lo perdieron todo.

En la mañana, Macri estuvo en Tucumán, provincia del mismo nombre, que fue sede de la declaración de independencia el 9 de julio de 1816 y en breve discurso comparó a su gobierno con los héroes independentistas. "Hoy vemos esa época como muy lejana y a esas mujeres y esos hombres como próceres inalcanzables, pero no eran tan distintos a lo que somos los argentinos hoy. Eran personas con diferencias y con incertidumbres. ¿O piensan que era fácil tomar la decisión de separarse de España? Se jugaba mucho…",dijo al agregar que “ellos cambiaron el futuro igual que nosotros(…) hoy la Argentina nos exige ese mismo grado de grandeza. Ellos sabían que había dificultades y que muchos se oponían, pero actuaron desde la convicción. Sabían que era solo el comienzo, igual que nosotros. Como nos pasa a nosotros, esa transformación era para siempre".

El mandatario no concurrió al Tedeum de Tucumán cuyo arzobispo Carlos Sánchez, advirtió sobre la pobreza y sus consecuencias remarcando que "la inequidad social también es violencia", lamentándose de que los argentinos se hayan acostumbrado a esta situación que "se instaló en toda nuestra patria”.

Últimas noticias