Acepta Malta transferir a 65 migrantes del barco “Alan Kurdi”

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La Valeta. El gobierno de Malta anunció este domingo que sus fuerzas armadas van a trasladar a un puerto maltés a los 65 migrantes del barco humanitario "Alan Kurdi" de una ONG alemana, después de que otros dos barcos desafiaran las prohibiciones de desembarcar en la vecina Italia.

Malta, que mantuvo negociaciones este domingo con el resto de la Unión Europea (UE) y Alemania en particular, precisó que ninguno de estos migrantes permanecerá en su territorio, "ya que este caso no es responsabilidad de las autoridades maltesas".

"Tras discusiones con la Comisión Europea y el gobierno alemán, el gobierno de Malta va a transferir a 65 migrantes socorridos a bordo del 'Alan Kurdi' a una unidad de las fuerzas armadas maltesas, que entrará luego en un puerto maltés", afirmó el primer ministro Joseph Muscat en su cuenta en Twitter.

"Todas las personas socorridas a bordo serán inmediatamente redistribuidas hacia otros Estados miembros de la UE", agregó.

Malta había prohibido poco antes al "Alan Kurdi" entrar en sus aguas territoriales, después de que el barco esperara los últimos días ante la italiana de Lampedusa.

En Lampedusa, una fuerte presencia policial recibió el sábado por la noche en el puerto al "Alex", un velero fletado por el colectivo italiano de izquierda y extrema izquierda Mediterránea.

Después del "Sea-Watch", es el segundo barco que desafía en la última semana la decisión del ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, de cerrar sus puertos a los barcos humanitarios y de imponer altas multas.

Tras atracar el sábado por la noche, el "Alex" pudo finalmente desembarcar por la mañana a unos cuarenta migrantes en el muelle.

Migrantes desembarcados en Lampedusa

Salvini promulgó en junio un decreto según el cual pueden ser multados con hasta 50.000 euros (57.000 USD) el capitán, el operador o el propietario de un barco que entre en aguas italianas sin autorización.

Después de que "Alex" llegara a puerto, Salvini advirtió que aumentaría la multa a un millón de euros.

El "Alex" fue confiscado provisionalmente y sólo el capitán, Tommaso Stella, es objeto de una investigación bajo sospecha de ayudar a la inmigración irregular, reportó la agencia italiana Agi.

Salvini, el hombre fuerte del gobierno populista en el poder en Italia desde hace 13 meses, acusa a las ONG de ayudar a los traficantes de personas.

El ministro alemán de Interior, Horst Seehofer, tuiteó que Alemania estaba dispuesta a acoger a varios migrantes "en el marco de una solución europea de solidaridad".

En una carta exhortó a Salvini a repensar su política, según una fuente cercana al gobierno alemán.

Un sondeo publicado el sábado por el diario italiano Corriere della Sera revela que un 59% de los italianos aprueba la decisión de Salvini de cerrar los puertos.

El papa Francisco, que reaccionó este domingo al reciente bombardeo en Libia contra un centro de detención de migrantes, pidió la organización de "corredores humanitarios" desde Libia para socorrer a los migrantes "más necesitados".

"La comunidad internacional no puede tolerar hechos tan graves", aseguró el papa tras la tradicional oración del Ángelus, en la plaza de San Pedro.

La semana pasada, las autoridades italianas confiscaron en Lampedusa un barco de una ONG alemana, el "Sea-Watch 3", y arrestaron a su capitana, Carola Rackete, quien atracó sin permiso la madrugada del 29 de junio para desembarcar a 40 migrantes rescatados en el mar y que llevaban bloqueados a bordo más de dos semanas.

Los migrantes pudieron desembarcar el 29 de junio al alba. Deberán ser repartidos entre varios países de la Unión Europea (UE).

Una jueza italiana invalidó el martes la detención de Rackete, argumentando que actuó para salvar vidas, pero sigue habiendo dos investigaciones diferentes en curso en su contra, por resistencia a un oficial y ayuda a la inmigración clandestina.

 

Últimas noticias