Miles marchan en Brasil para apoyar al juez Sergio Moro

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Río de Janeiro. Miles de personas se manifestaron este domingo en Brasil para defender al ministro de Justicia, Sergio Moro, y para avalar la famosa operación anticorrupción Lava Jato que dirigió cuando era juez y por la que ha sido acusado de no actuar con imparcialidad.

Moro, que niega los señalamientos, era un poderoso juez antes de integrar el gabinete del presidente Jair Bolsonaro en enero, enfrenta un escándalo en el que se ha pedido su renuncia por conversaciones filtradas, que supuestamente demostraron que había conspirado con los fiscales de la operación Lava Jato para apartar Luiz Inácio Lula da Silva de la carrera presidencial de 2018.

Los manifestantes, vestidos con los colores amarillo y verde de la bandera de Brasil, salieron a las calles en 27 ciudades, incluida la capital Brasilia, Rio de Janeiro y Sao Paulo, según informó el sitio web de noticias G1, para mostrar su apoyo a Moro, al que muchos brasileños consideran un héroe.

También pidieron que el Congreso apruebe una ambiciosa reforma del sistema de pensiones. Bolsonaro advirtió que si esa reforma no es adoptada, el país corre riesgo de quebrar.

La participación pareció, sin embargo, menor a la estimada en anteriores marchas a favor y en contra del actual gobierno.

En los últimos mensajes publicados por el sitio web de investigación The Intercept, los fiscales expresaron preocupación de que Moro tuviera una agenda personal y política y se mostraban descontentos por su nombramiento como ministro en el gobierno de ultraderecha, que temían que socavara la credibilidad de la investigación.

Moro cuestionó la autenticidad de las conversaciones filtradas y rechazó las afirmaciones de que había sido parcial en los casos de Lava Jato.

Recientemente declaró ante una comisión del Senado que había sido víctima de "venganza" por sus esfuerzos anticorrupción.

Distintos políticos han sido afectados por Lava Jato, operación iniciada en 2014 para investigar el saqueo al que fue sometida la petrolera estatal Petrobras.

Sus críticos dicen que Moro, responsable de la primera condena contra Lula, en 2017, por aceptar sobornos y lavado de dinero, se centró en el ex presidente y líder del Partido de los Trabajadores (PT), con el fin de acabar con más de una década de gobiernos de izquierda en Brasil.

La Corte Suprema aplazó la semana pasada la discusión sobre si Moro había sido imparcial en el juicio a Lula.

El ex mandatario, que dirigió Brasil en un período de crecimiento económico histórico, entre 2003 y 2010, ha negado los cargos de corrupción en su contra, argumentando que tenían motivaciones políticas para evitar que compitiera en las elecciones de 2018 que finalmente ganó Bolsonaro.

Últimas noticias